En 2017, la actividad turística en México contribuyó con 8.7 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) del total de la economía, y generó 2.3 millones de puestos de trabajo, que representan el 5.9 por ciento del total nacional.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señaló que a su interior, los servicios de alojamiento representaron 28.3 por ciento del valor; los de transporte contribuyeron con el 19.3 por ciento; los restaurantes, bares y centros nocturnos con 15.3 por ciento.

Mientras que la producción de artesanías y otros bienes aportaron el 10.6 por ciento del PIB turístico; el comercio turístico 7.8 por ciento; los servicios deportivos y recreativos 1.1 por ciento; los servicios culturales 1.0 por ciento; las agencias de viajes y otros servicios de reserva con 0.8 por ciento, y el resto de los servicios aportaron el 15.8 por ciento del total.

De acuerdo con la Cuenta Satélite de Turismo de México (CSTM), en el año en cuestión, el gasto de consumo realizado por los turistas dentro del país (consumo interior) resultó de dos billones 946 mil 090 millones de pesos corrientes.

Detalló que el consumo correspondiente al turismo de residentes en México constituyó el 82.5 por ciento del consumo interior, mientras que el gasto que realizan los visitantes que proceden de otras naciones aportó el restante 17.5 por ciento.

De las 2.3 millones de ocupaciones remuneradas del sector, las actividades que generaron mayor aportación a los puestos de trabajo fueron los servicios de restaurantes, bares y centros nocturnos, los de transporte de pasajeros y los servicios relacionados con el alojamiento; el comercio turístico; la producción de artesanías y otros bienes; los servicios deportivos y recreativos; los servicios culturales, y las agencias de viajes y otros servicios de reserva.

En su comportamiento anual, el PIBT registró en 2017 una tasa de crecimiento en términos reales de 2.9 por ciento respecto a 2016, cifra superior al incremento del total de la economía.