Ofrece Luis Miguel el primero de cuatro conciertos en Monterrey

Sonriente, juguetón, complaciente, simplemente encantador, así se presentó la noche del miércoles Luis Miguel ante su público regio, que acudió a la cita con el cantante con la seguridad de que...

Sonriente, juguetón, complaciente, simplemente encantador, así se presentó la noche del miércoles Luis Miguel ante su público regio, que acudió a la cita con el cantante con la seguridad de que pasarían una noche especial.

Y no se equivocaron, ya que en el primero de cuatro conciertos que ofrecerá el también llamado Sol de México en esta ciudad no solo se mostró feliz, sino que convenció con su gran voz.

Aunque el concierto inició una hora después de lo programado y ya la gente empezaba a desesperarse, bastó su sola presencia en el escenario para que empezaran los gritos y aplausos de aprobación que se escucharon durante las dos horas y 20 minutos que duró el show.

Luis Miguel salió como siempre, elegantemente vestido, con traje negro con chaleco y camisa blanca, sonriente aunque daba la apariencia de estar un poco nervioso al interpretar sus primeros temas “Si te vas” y “Tú solo tú” de los cuales apenas se escucha la letra pues no lograba acomodar a buena distancia el micrófono.

Como si el aplauso y los gritos de júbilo de su público le dieran la confianza y la seguridad de que estaban contentos con su actuación, el cantante empezó a soltarse más en el escenario y a sacar su mejor voz para complacer a los 8 mil asistentes que se dieron cita en el auditorio Citibanamex.

“Amor, amor, amor”, “Devuélveme el amor”, “Amante del amor” y “Tú y yo” fueron de los primeros temas que interpretó y que el público cantó con él.

Sin embargo, la locura invadió el auditorio al interpretar un popurrí con los temas “Por debajo de la mesa”, “No sé tú”, “Culpable o no”, “Te necesito”, “Hasta que me olvides” y “Palabra de honor”.

Los regios ya no volverían a sentarse en sus butacas porque sin siquiera decir una palabra, solo con su sonrisa, Luis Miguel consiguió que lo acompañaran a cantar temas como “Un hombre busca una mujer”, “Oro de ley”, “Fría como el viento”, “Entrégate”, “No me puedes dejar así”, “Palabra de honor” y “La incondicional”.

Fue hasta terminar este último tema, casi a mitad del concierto, que el cantante se dirigió a al público con algunas frases como “buenas noches Monterrey, qué gran público esta noche, que energía, vamos a cantar un poco de todo, bienvenidos, muchas gracias por su asistencia, de todo corazón”.

Después de salir unos minutos y regresar ya sin saco para interpretar algunos temas románticos solo acompañado del piano, volvió a salir para regresar con el mariachi y continuar con una fiesta mexicana que fue alargada al complacer a la gente con más temas de los que estaban programados

Además de “La fiesta del mariachi”, “La bikina”, “El balaju/huapango” y “Sabes una cosa” cantó “Échame a mí la culpa”, “México en la piel”, “La media vuelta” y “Serenata huasteca”.

Los regios, que no le reclamaron nada, ni siquiera que se le hayan olvidado algunas frases cortas en dos o tres canciones, lo hicieron regresar al escenario después de despedirse porque faltaban algunos de los temas preferidos.

Vistiendo pantalón y playera negra, regresó para desear a todos una Feliz Navidad y cantar “Santa Claus llegó a la ciudad”.

Antes de cerrar su gran noche en Monterrey puso a todos a bailar con un popurrí que incluyó “Será que no me amas”, “Decídete”, “Muchachos de hoy”, “Ahora te puedes marchar”, “La chica del bikini azul”, “Isabel” y “Cuando calienta el Sol”.

Luis Miguel tendrá en la ciudad otros tres conciertos para los cuales, el boletaje ya está agotado.