Por unanimidad, comisiones unidas del Congreso de la Ciudad de México aprobaron la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo y de la Administración Pública que crea dos nuevas secretarías y unifica dos más del gobierno capitalino.

En reunión de trabajo, las comisiones unidas de Administración Pública Local y de Normatividad, Estudios y Prácticas Parlamentarias avalaron la iniciativa por la que se crea la Secretaría de la Mujer, que sustituye al Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (Inmujeres).

También la nueva Secretaría de Pueblos, Barrios y Comunidades Indígenas que sustituye a la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec), y la fusión de la Secretaría de Ciencia y Tecnología con la Secretaría de Educación.

La presidenta de la Comisión de Administración Pública Local, Guadalupe Chavira, explicó que con esta legislación se pretende hacer más eficiente y ordenada al costo de la Ciudad de México en el tema de la burocracia y reorientar estos recursos a la operación.

Afirmó que con ello también se adelgazaría la administración entre 30 y 35 por ciento, aunque no aclaró en qué áreas.

“Esta ley trae consigo una nueva visión eficiente para fortalecer los derechos establecidos en la Constitución Política de la Ciudad de México. Esta ley es la conjunción de diferentes ideologías reunidas en el Congreso local”, dijo.

En entrevista, la legisladora de Morena destacó que es importante contar con esta ley para incluir a las nuevas dependencias en las previsiones presupuestales de 2019 de la administración de la ciudad y dar certeza jurídica a los actos de gobierno.

Explicó que además se da más claridad a las facultades del Cabildo que estará integrado por los alcaldes y la Jefatura de Gobierno para la planeación colegiada y determinar prioridades sobre la administración de los proyectos estratégicos.

Sobre todo en lo que tiene que ver con proyectos concurrentes o planes en alcaldías, para una mayor coordinación como por ejemplo en materia de vialidades.

En el dictamen se mantiene la Secretaría de Cultura y se establecen las atribuciones de la Secretaría de Gobierno y de la Consejería Jurídica.

Además se otorgan facultades a la Secretaría de Finanzas y Administración que antes tenía la Oficialía Mayor, como las compras del gobierno.

Adelantó que se propondrán hacer modificaciones a la Ley de Adquisiciones y Obra Pública para hacer más transparentes las compras consolidadas, con el fin de lograr ahorros y reorientarlos a temas de infraestructura de la Ciudad de México.