El líder de los diputados de Morena, Mario Delgado Carrillo, aseguró que la iniciativa de reforma educativa enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador se procesará hasta el próximo periodo ordinario de sesiones que inicia en febrero.

Lo anterior debido a que en lo que resta de este periodo se tiene que aprobar el Paquete Económico 2019 y otros temas que están pendientes.

A su vez Cynthia López Castro y Héctor Yunes Landa, diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), consideraron que la abrogación de la reforma educativa es un atentado contra la educación de calidad del país.

López Castro recordó que el coordinador de la bancada de Morena, Mario Delgado Carrillo, votó en favor de la reforma educativa en 2015 cuando fue senador, por lo que ahora es contradictorio que apoye su abrogación.

“No la tendrán fácil, efectivamente, tienen mayoría en la Cámara de Diputados, pero habrá un levantamiento de la oposición, habrá una coordinación de la oposición para que no puedan lograr esta mayoría de los 334 diputados”, advirtió.

Recordó que al ser una reforma constitucional requiere ser aprobada por mayoría calificada en ambas cámaras y luego que se avale en al menos 17 congresos estatales.

Además, destacó que la reforma educativa del sexenio pasado permitió evitar la venta de plazas, se llevó acabo la evaluación docente y se estableció que los maestros asistieran obligatoriamente a impartir clases.

López Castro invitó al titular de la Secretaría de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, a que se presente en la Cámara de Diputados a “defender su posición y a darnos todos los argumentos de por qué hacer esta derogación de la reforma educativa”.

En tanto  Emmanuel Reyes Carmona, diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), dijo que su fracción parlamentaria buscará entrar en la discusión para mejorar y crear una nueva ley que garantice capacitación, calidad, infraestructura y equipamiento en beneficio de los niños y los jóvenes del país.

“Como partido presentaremos una propuesta integral y haremos algunas reservas, ya que consideramos que la reforma del expresidente Enrique Peña Nieto falló por dejar la educación en manos de los gobiernos estatales y padres de familia. 'Se lavó las manos' y se deslindó de la responsabilidad de inyectar recursos a la educación”, opinó el legislador.