El director ejecutivo de Repsol, Josu Jon Imaz, afirmó que esa empresa multinacional de servicios energéticos tiene confianza de invertir en México, donde tiene presencia en estaciones de servicio, unidades de lubricantes y en producción de caucho sintético.

“Creemos, confiamos e invertimos en México y los lazos enormes que hay entre España y este país nos van a ayudar en este proceso", afirmó a Notimex el ejecutivo, tras participar en una mesa sobre producción de petróleo y gas en el Toronto Global Forum.

Señaló la reciente inversión de Repsol en la empresa de lubricantes Bardahl, donde posee un 40 por ciento, y que será la base de su negocio de lubricantes para Norteamérica y América Latina.

“México está combinando bien la eficiencia energética, el recurso de los hidrocarburos, donde ha sido fuerte, con el desarrollo de proyectos de energía renovable para tener menos emisiones de CO2 (dióxido de carbono)”, destacó.

Imaz consideró que en México “habrá muchas oportunidades a futuro en un escenario de transición energética” y recordó que los negocios de Repsol en ese país son “de largo plazo” y están orientados a la generación de valor, en un marco de suministro energético responsable.

“Hemos estado en las últimas rondas de exploración donde hemos sido adjudicatarios como operadores de tres bloques con algunos socios mexicanos, como Sierra, y de Malasia, como Petronas”, precisó Imaz.

Sostuvo que la relación con México siempre ha sido muy buena. “Hemos tenido por muchos años a Pemex en nuestro accionariado en Repsol y la relación ha sido importante y queremos continuar este camino”, añadió.

En su presentación ante líderes del sector energético, dijo que las poblaciones del mundo demandan mayor consumo de energía, por lo que los gobiernos y empresas deben abastecer esta necesidad en forma sostenible.

Por su parte, Jacob Irving, presidente del Consejo Energético de Canadá, dijo a Notimex que hay confianza en la reforma energética mexicana y que prueba de ello son las inversiones canadienses en la transportación de energía, y resaltó la cooperación entre organismos reguladores de energía de Alberta y México.

El secretario general del Consejo Mundial de la Energía (CME), Christoph Frei, también se manifestó a favor de la apertura del sector energético mexicano.

El CME, entidad acreditada por Naciones Unidas y que promueve el suministro y uso sostenible de la energía, representa a más de tres mil organizaciones públicas y privadas en casi 100 países.