La Organización de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU-Medio Ambiente) emprenderá un programa en Guatemala, Líbano y Nigeria para evaluar el impacto ambiental y su relación con los movimientos migratorios, informaron  fuentes oficiales.

“El objetivo es dar a conocer cuáles son los impactos ambientales de la migración y de la respuesta humanitaria a las necesidades del migrante”, dijo en entrevista con Notimex, el oficial de Asuntos Humanitarios de ONU-Medio Ambiente para América Latina y el Caribe, Daniel Stothart.

En el programa, que comenzará en enero próximo en Guatemala, trabajarán de manera conjunta ONU-Medio Ambiente y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Stothart indicó que la idea es trabajar en “tres contextos diferentes”, Guatemala, Líbano y Nigeria, a fin de conocer las experiencias de la relación de medio ambiente y migración.

Consideró valiosas las lecciones que se pueden sacar de los tres contextos como Líbano, un país que recibe miles de desplazados desde Siria, donde se padece una prolongada y violenta guerra interna.

En Nigeria, el problema es por desplazamientos internos motivados por un conflicto armado en la región norte del país, mientras que Guatemala “es lugar de origen y tránsito de poblaciones migrantes hacia Estados Unidos”, explicó el funcionario británico.

Destacó que ONU y la OIM pretenden “usar esos contextos diferentes para despertar conciencia a nivel internacional sobre cuál es nuestra responsabilidad como actores humanitarios respondiendo a la migración”.

Se requiere “aumentar la conciencia de estas situaciones para que los actores humanitarios, tanto estatales como no estatales, lo entiendan mejor e incrementen sus capacidades de mitigar esos impactos ambientales y que afectan a los migrantes en el mundo”, reiteró Stothart.

El también coordinador regional de Desastres y Conflictos de ONU-Medio Ambiente señaló que el programa se emprenderá en enero en Guatemala, pero ya se realizan acciones relacionadas como un foro realizado el viernes pasado, con motivo del Día Internacional de las Personas Migrantes.

En el foro se anunció de manera oficial que ONU Medio Ambiente y OIM trabajarán en forma conjunta “para abordar la estrecha relación entre la movilidad humana, el cambio climático y el medio ambiente en Guatemala”.

Las dos instituciones ejecutarán el proyecto en 2019 “para mejorar la integración de la protección ambiental en la respuesta humanitaria a los flujos migratorios, que se prevé aumenten en las próximas décadas a causa de factores como el cambio climático”, según la oficina de la OIM para Guatemala, El Salvador y Honduras.