En los últimos seis años, la democracia en América Latina ha experimentado un proceso de recesión o retroceso, contrario a lo ganado de 1975 a 2018, lo que le significa para la justicia electoral, viejos y nuevos desafíos, consideró Daniel Zovatto, director para América Latina y el Caribe de la IDEA Internacional.

“La democracia está pasando por un momento o coyuntura de muchos cuestionamientos. Hay mucha indignación de muchas élites (…), pero también la estamos responsabilizando de muchas cosas que no tiene que ver. Muchas veces le pasamos la factura”, comentó en la Segunda Asamblea Plenaria de la Red Mundial de Justicia Electoral.

En este marco Zovatto destacó la importancia de “blindar” a la justicia electoral frente a los ataques y/o injerencias de orden político para garantizarle su independencia.

Consideró que también ha habido avances importantes en materia de paridad y equidad de género, dado que en la región se alcanza ya un 27 o 28 por ciento, pero queda un largo trecho por recorrer para concertar ese anhelo.

En el evento organizado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), dijo que después de cuatro mujeres presidentas en la región, actualmente no hay una sola, “por tanto, las fotos que se sacan en las Cumbres semejan a las del Siglo XIX”, sin presencia femenina.

A su vez, el magistrado de la Sala Superior del TEPJF, José Luis Vargas Valdez, indicó que la democracia ha cambiado y ejemplo de ello son las nuevas tecnologías que abrieron el espacio público para darle la voz a grupos y minorías que antes no la tenían.

“Y, a la par de la creciente información -o desinformación- ha puesto cada vez más presión sobre nuestras democracias. Presión para incluir a esas minorías y grupos de desventaja. Presión para limitar los efectos de mercado en la política y, sobre todo, presión por adaptar a nuestras democracias a una sociedad cada vez más activa, informada y organizada”, dijo.

“También hay que decirlo: presión por los poderes políticos, por los poderes facticos e intereses ocultos en contra de los intereses de la democracia", por lo que consideró que es urgente atender esas presiones, y la experiencia, ideas y propuestas discutidas en esta Segunda Asamblea, son fundamentales para ello.

Al participar en la mesa Mecanismos de Resolución de Conflictos Electorales ante la Coyuntura Mundial: un resumen de las experiencias compartidas, el juzgador electoral indicó que la supervivencia y fortalecimiento de la democracia depende fundamentalmente de hacer valer las garantías adecuadas para la protección de los derechos del ciudadano.