Más del 50 por ciento de la biodiversidad no se encuentra en categorías de manejo, por lo que una de las estrategias para el cuidado del medio ambiente es, de acuerdo a la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), los corredores biológicos.

Carlos Álvarez-Icaza Longoria, coordinador general de Corredores y Recursos Biológicos de la Conabio, ejemplificó con uno de los corredores más importantes en México, que conecta las áreas naturales protegidas de Chiapas, Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Oaxaca.

Explicó que más del 50 por ciento de la biodiversidad no está en categorías de manejo, y que “no es suficiente crear áreas protegidas como islas de conservación si alrededor tengo mares de deterioro”.

En la conferencia “Uso y manejo de la biodiversidad y su importancia para la conectividad biológica” que impartió en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) afirmó que estas propuestas crean mecanismos de manejo sustentables de la biodiversidad que favorecen la conectividad biológica.

Comentó que existen posturas en torno al manejo de recursos naturales y que algunos consideran que la única manera de conservar la biodiversidad es privatizando las áreas naturales y otros señalan que debe haber intervención del Estado, pero con responsables sociales en el manejo de los recursos.

En su opinión, "es importante tener capacidad de grupo para autogobernarse, así como de establecer reglas, de cumplir y hacer cumplir dichas reglas mediante mecanismos de control".

El experto en política ambiental detalló que el nombre de corredor biológico se utiliza para señalar una gran región, a través de la cual, las áreas protegidas existentes mantienen su conectividad con actividades productivas en el paisaje intermedio, lo que permite el flujo de las especies.

Álvarez-Icaza Longoria apuntó que el ecoturismo es una actividad que puede combinarse con las actividades económicas del Estado, para favorecer la conservación de la biodiversidad.

También propuso "impulsar corredores biológicos al norte del país, en particular hacia la Sierra Madre Oriental y todas las zonas aledañas a la ciudad de Monterrey, donde hay una extraordinaria riqueza natural, y creo que esta experiencia puede replicarse, incluso, en una política pública de corredores biológicos para el estado de Nuevo León”.

Agregó que, a través de la promoción adecuada del uso de la biodiversidad, es posible demostrar que el ecoturismo es una opción viable en ciudades industrializadas.