La Sagarpa, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), tras 30 años de no hacerlo, reactivó la autorización de pesca comercial en Nuevo León para bagre, mojarra, besugo y carpa.

Virgilio Bucio Reta, delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) entregó 10 permisos a pescadores del municipio de Anáhuac.

Indicó que el grupo de pescadores inició los trámites, en febrero de 2017, a través de la Subdelegación de Conapesca; posteriormente, en julio de 2018 obtuvo los certificados del Registro Nacional de Pesca.

Los permisos a los pescadores del norte del estado los entregó acompañado de Daniel Hiram Villarreal Guadiana, subdelegado de Conapesca, y de Héctor Salazar Hernández, director de Desarrollo Rural de Anáhuac.

En el evento, el delegado de Sagarpa resaltó la importancia de esta autorización, después de 30 años, por lo que las autoridades correspondientes vigilarán que solamente realicen la pesca comercial las personas autorizadas.

Subrayó que en caso de pesca deportiva las personas deben cumplir con el reglamento y no atrapar más de cinco peces.

“Anáhuac es el único municipio en todo Nuevo León que está autorizado para la pesca comercial, es un pequeño grupo de personas que cumplieron con los trámites, tienen permiso de octubre de 2018 a octubre de 2020, para esta práctica en la Laguna de Salinillas”, dijo.

La Conapesca, a través de la Dirección General de Ordenamiento Pesquero y Acuícola, con sede en Mazatlán, Sinaloa, expidió por dos años el permiso de pesca comercial para embarcaciones menores.

Con la autorización las personas involucradas, podrán internarse en aguas continentales de jurisdicción federal del embalse de la Presa de Salinillas, en el citado municipio de Anáhuac.

Bucio Reta entregó los títulos a Efraín Pérez Gutiérrez, Martín Pérez Gutiérrez, Israel Adolfo Rojas Ruiz, Anselmo Vega Guajardo, Horacio Pérez Rivas, Héctor Pérez Rivas y Jaime Ruiz Puente.

En la reunión, enfatizó que únicamente podrán pescar aquellas personas acreedoras de permisos comerciales; en cambio, los pescadores deportivos no podrán pescar más de cinco peces.