La empresa de seguridad informática Kaspersky Lab indicó que han realizado ataques cibernéticos a 74 mil 621 usuarios en todo el mundo, lo que representa el 28.72 por ciento de los usuarios atacados por este tipo de programas, durante el tercer trimestre de 2018.

La compañía internacional reveló que el ransomware (programa dañino que restringe accesos) WannaCry encabeza la lista de las familias de cryptors que se han difundido más.

La empresa de ciberseguridad señaló que las cifras de víctimas por el ransomware WannaCry, famoso por la serie de ataques cibernéticos ocurrida en mayo de 2017, aumentó de manera considerable, lo que puso en alerta a miles de usuarios en todo el mundo.

”El porcentaje aumentó durante el último año, lo que demuestra un crecimiento de más de dos tercios frente al tercer trimestre de 2017, los ataques realizados por cryptors fue del 16.78 por ciento”, indicó el reporte de Kaspersky.

Los cryptors (software de código abierto que encripta unidades de disco) como WannaCry convierten archivos de las computadoras de las víctimas en datos cifrados, lo que es aprovechado por los delincuentes para exigir un rescate a las víctimas que se ven imposibilitadas para usar sus dispositivos infectados.

“En general, la solución de seguridad de Kaspersky Lab protegió a 259 mil 867 usuarios únicos contra ataques de cryptors, lo que muestra un aumento sustancial del 39 por ciento desde el segundo trimestre de 2018, cuando la cifra era de 158 mil 921. El crecimiento fue rápido pero constante, con un aumento mensual observado en el número de usuarios”, resaltó el informe.

Para evitar ser víctima de este tipo de programas maliciosos es recomendable instalar los parches de seguridad en dispositivos como computadoras personales (PC), mediante la instalación de actualizaciones, pues de acuerdo con el investigador de seguridad de Kaspersky Lab, Fedor Sinitsyn, las epidemias cibernéticas duran bastante tiempo.

“El creciente porcentaje de los ataques de WannaCry es otro recordatorio de que las epidemias no terminan tan rápido como empiezan, siempre hay consecuencias de larga duración. En el caso de los cryptors, los ataques pueden ser tan graves que es necesario tomar medidas preventivas y parchar el dispositivo, para evitar lidiar más tarde con archivos cifrados", dijo el investigador en el documento.