En un ambiente lleno de fiesta, el grupo de pop latino CNCO fue el encargado de cerrar la primera Noche Mágica del Festival Internacional del Globo (FiG) 2018.

"Ey DJ", canción lanzada en abril de 2017 por la boy band Latinoamérica, abrió el concierto que ya era esperado por miles de adolescentes, en su mayoría mujeres, que llegaron desde las 16:00 horas al Parque Metropolitano de esta ciudad.

Los integrantes del grupo, conformado por Christopher Vélez, Richard Camacho, Zabdiel de Jesús, Joel Pimentel y Erick Colón, pusieron al público a corear y a bailar cada uno de los temas que les han dado fama en la región.

"¡Cómo están!", preguntaron, luego de interpretar los primeros temas que desataron la energía de las jovencitas, quienes en cartulinas y con gritos mostraban su afecto hacia los jóvenes de la banda.

"Bonita" fue uno de los temas que también corearon los miles de adolescentes reunidos en el Parque Metropolitano. "Este es un tema muy especial para nosotros porque fue el primer sencillo que escribimos como banda", dijo CNCO.

Temas como "Devuélveme el corazón", "Reguetón lento", "Se vuelve loca", "Solo yo", "Para enamorarte", Mi medicina" y "Estoy enamorado de ti", también interpretó la banda formada en Miami, Florida, y que esta noche se presentó como parte del Festival del Globo.

Esta mañana dio inicio la edición 17 del FIG y continuará hasta el próximo lunes, con despegues de 200 aerostatos. La noche del sábado se presentará Galantis, mientras que el domingo Los Ángeles Azules sinfónico pondrán a bailar a los visitantes.

Hoy, previo a la presentación de CNCO, se vivió la primera Noche Mágica, donde cientos de globos fueron lanzados por familias que se dieron cita desde muy temprana hora.

Pero antes, se levantaron decenas de globs de aire caliente que iluminaron todo el parque; posteriormente descendieron y empezaron a ser guardados, quedando únicamente las canastillas, por lo que las familias corrieron a encender los globos de cantoya.

Ello provocó que los niños se emocionaran, mientras otros apresuraban a sus padres o abuelos a prender con cerillos o encendedores el quemador.

La tradicional noche se envolvió en un ambiente fresco, que no fue impedimento para que pequeños y grandes se congregaran por los alrededores del Parque Metropolitano que ya aguardaba a algunos asistentes, en su mayoría jóvenes, quienes esperaban con ansias ver a CNCO.