El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, acusó hoy al presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, de irrespetar a los nicaragüenses y venezolanos al interferir en sus asuntos internos, con lo que quebrantó la "unidad" de la XXVI Cumbre Iberoamericana.

Al participar en el encuentro desarrollado en la ciudad colonial de Antigua Guatemala, el canciller nicaragüense aseguró que Alvarado “continúa actuando como 'ficha' de Estados Unidos” en contra de Nicaragua y Venezuela, con lo que “irrespeta” a ambos pueblos.

“Alvarado debe arreglar sus asuntos internos y no utilizar a Nicaragua y a Venezuela como pretexto para evadir sus responsabilidades como presidente de Costa Rica”, indicó Moncada.

“Costa Rica está ardiendo con huelgas, con una presión policial por doquier, con muertos y heridos durante las protestas cívicas de su pueblo, sin armas, reclamando justicia social”, enfatizó.

Lamentó que con su actitud, el mandatario costarricense rompiera el buen ambiente de la reunión de gobernantes. “El sentido de unidad” de la Cumbre Iberoamericana fue “quebrantado por Costa Rica”, lo que “debe corregirse para que no vuelva a ocurrir”.

Momentos antes, en su intervención el canciller de Venezuela, Jorge Arriaza, también protestó en contra de lo que calificó como una "interferencia descarada" del presidente costarricense en asuntos internos de otros países.

El presidente Alvarado abogó durante su intervención en la Cumbre de Iberoamérica por el apoyo multilateral para atender y solucionar las crisis en Nicaragua y Venezuela.

Pidió a la comunidad internacional "hacer uso de la diplomacia, el multilateralismo y la mediación como herramientas válidas frente a los graves acontecimientos que se conocen", especialmente en Nicaragua.

Por su parte, el canciller de Cuba, Bruno Rodriguez, manifestó el respaldo “total” de su gobierno a Nicaragua y Venezuela que – sostuvo- “son víctimas de políticas extranjeras”.

La asistencia del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, estaba confirmada hasta la víspera, pero fue representado por el canciller Moncada, mientras que la participación del presidente de Venezuela, se descartó desde la semana pasada.