El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México se congratuló de la resolución del juez segundo de Distrito del Centro Auxiliar de la Primera Región, con residencia en la Ciudad De México, de garantizar la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes que viajan en la caravana de migrantes y solicitantes de asilo centroamericanos.

Christian Skoog, representante de la Unicef en México, explicó que la resolución del juez responde a una demanda de amparo presentada por la Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia y la Clínica de Personas Refugiadas Alaíde Foppa del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Ambas instancias presentaron una demanda de amparo solicitando la activación “ex officio” del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, para que el Estado mexicano garantice la protección integral de los derechos de todas las personas menores de edad que viajan en la caravana de guatemaltecos, hondureños y salvadoreños.

De acuerdo con la resolución del juez de amparo, los menores que viajan en la caravana migrante no podrán ser objeto de procedimientos que impliquen la deportación (retorno asistido) a sus países de origen.

Por otra parte, indicó que la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes establece la no separación familiar como un derecho de los niños, por lo que en este caso, las familias deberán permanecer unidas.

“Esta resolución jurídica demuestra comprensión de los principios establecidos por la Convención sobre los Derechos del Niño, y de un hecho que ningún adulto debe olvidar: un niño es, ante todo, un niño.

“En el caso de niños, niñas y adolescentes migrantes, no importa dónde se encuentren, sus derechos viajan con ellos”, dijo Skoog.