Crean sensor para detectar contaminación de suero lácteo en acuíferos

Científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Instituto San Diego, Estados Unidos, desarrollaron un sensor portátil eficiente para detectar concentraciones de suero lácteo en ríos...

Científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Instituto San Diego, Estados Unidos, desarrollaron un sensor portátil eficiente para detectar concentraciones de suero lácteo en ríos, lagos y embalses que, al no tener tratamiento, impacta de manera negativa en el medio ambiente, debido a sus propiedades biológicas y químicas.

El soporte lo desarrollaron con una impresora 3D que se instala dentro de un maletín para facilitar el estudio de las muestras.

El suero lácteo es un subproducto obtenido en la elaboración de queso, durante la coagulación de la leche. Aunque ha conseguido convertirse en un aditivo nutricional, es una sustancia que se vierte a ríos, y al no recibir tratamiento contamina el agua.

“Los vertidos de un desecho del sector lácteo como el suero, tiene un impacto ambiental muy elevado, por lo que es necesario diseñar herramientas baratas y de sencillo uso para su detección en el propio río”, explicó José S. Torrecilla, investigador del Departamento de Ingeniería Química y de Materiales de la UCM y uno de los especialistas participantes.

Para probar su efectividad, los investigadores recogieron muestras de los ríos Guadarrama y Manzanares, de la Laguna de Mari Pascuala y del embalse de Valmayor, ubicados en Madrid.

Los científicos disolvieron una muestra de estas aguas con suero de oveja proporcionado por una fábrica en distintas concentraciones; las analizaron y obtuvieron espectros de fluorescencia.

El sensor desarrollado se construyó con una impresora 3D en los Talleres de Asistencia a la Investigación de la UCM y está compuesto por una fuente de luz, una estructura, un espectrómetro y un ordenador. La fuente de luz LED ilumina la muestra de agua y excita algunas de sus moléculas, que como resultado emiten luz en distintas longitudes de onda.

Esta luz emitida, es concentrada en un espectrómetro que traduce esta emisión en un espectro numérico que puede ser tratado matemáticamente dentro del equipo informático.

Con esta herramienta, el precio de la operación se reduce hasta cinco veces y otra de sus ventajas es que “se puede usar en el propio rio para medir su concentración en suero sin trasladar las muestras al laboratorio”.

A pesar de que la industria alimentaria ha conseguido darle nuevos usos a este desecho lácteo, todavía se sigue vertiendo en acuíferos, ocasionando problemas de contaminación en los recursos hídricos de España.