Ecologistas aterrados por escepticismo climático de canciller de Brasil

Organizaciones ecologistas brasileñas criticaron el nombramiento de Ernesto Araújo como próximo canciller de Brasil, al considerar que el diplomático, admirador de Donald Trump y negacionista del...

Organizaciones ecologistas brasileñas criticaron el nombramiento de Ernesto Araújo como próximo canciller de Brasil, al considerar que el diplomático, admirador de Donald Trump y negacionista del “dogma” del cambio climático, pone en peligro el patrimonio ambiental del país.

“Es aterradora la elección del embajador Ernesto Araújo como ministro de Relaciones Exteriores”, dijo el Observatorio del Clima, organización brasileña que monitorea los compromisos medioambientales del gigante sudamericano en el marco de la lucha contra el cambio climático.

“El radicalismo ideológico manifestado en los escritos del futuro ministro crea una amenaza para el planeta, al negar el cambio climático y, presumiblemente, los esfuerzos internacionales para combatirlo”, agregó el Observatorio, que engloba a 37 organizaciones no gubernamentales (ONGs) ecologistas.

El nombramiento de Araújo al frente de la cancillería del mayor país latinoamericano y gigante amazónico por parte del presidente electo Jair Bolsonaro provocó críticas e incluso estupefacción en sectores de la prensa y el mundo político en Brasil, al considerarle inexperto para el cargo y extremista en algunas de sus posiciones.

Por medio de su blog, en el que escribió por meses antes de ser nombrado canciller, Araújo expresó su ideario político-diplomático: devoción a Donald Trump, según él “salvador de Occidente”, críticas al Partido de los Trabajadores (“Partido Terrorista”, según él) y al multilateralismo y la globalización, movimiento que en su opinión quiere transferir a “la China maoísta” el poder.

Grandes columnistas y analistas brasileños, incluso conservadores, alertaron de los espacios diplomáticos y comerciales que Brasil podría enfrentar si Araújo pone en práctica sus ideas al frente del ministerio de Exteriores.

En un reciente escrito, Araújo, que ya dijo que Europa es un “vacío cultural”, deslegitimó al movimiento ecologista y los esfuerzos globales del Acuerdo de París.

“El climatismo juntó algunos dados que sugerían una correlación del aumento de temperaturas con aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera, ignoró datos que sugerían lo contrario, y creó un dogma ‘científico’ que nadie puede ya contestar so pena de ser excomulgado de la buena sociedad”, escribió.

Bolsonaro dijo durante la campaña que medita sacar a Brasil del Acuerdo de París y extinguir el ministerio de Medio Ambiente, pero luego dio marcha atrás ante las posibles represalias comerciales de Europa y otros socios.

Con cerca de una quinta parte de todos los recursos de agua dulce superficial de la Tierra y una extensión de selva cercana a dos tercios del territorio continental de Estados Unidos, la Amazonía es considerada fundamental para el planeta y la lucha contra el cambio climático, así como para generar el ciclo de lluvias en América del Sur.

Brasil es el gran gigante amazónico, con la selva ocupando casi el 60 por ciento de sus fronteras, y cualquier aumento en la deforestación podría no solo poner en peligro este bioma único, sino también los compromisos de reducción de emisiones.

Brasil, séptimo mayor contaminante del mundo, se comprometió a reducir sus emisiones de CO2 un 37 por ciento en 2025 respecto a los índices de 2005 y prometió que en 2030 acabaría con la deforestación ilegal, pero los grupos ecologistas advierten que el país podría incumplir sus compromisos.