Como cada año, el Concurso Libre de Joyería de Tumbiko atrae a cientos de jóvenes mexicanos estudiantes de diseño, piezas con temáticas contemporáneas que al ser expuestas se convierten en tendencia.

En un comunicado se dio a conocer que en su edición 2018, más de 200 diseñadores mexicanos participaron con destacados diseños inspirados en la naturaleza, el ritmo de la geometría y el minimalismo.

La ganadora del primer lugar, “Miel”, es una joya modular que integra la abeja y su panal en aretes y collar, la cual fue creada por Keren Flores y Diego Díaz, estudiantes del Centro de Investigaciones de Diseño Industrial (CIDI).

De acuerdo con Keren Flores, su creación se centra en el proceso que vive una abeja hasta la producción de la miel, y agradecida por la oportunidad de compartir su talento, refirió que "es increíble que una marca se interese por el trabajo de los jóvenes mexicanos".

En tanto, Eder de León Nieves, diseñador de 'Monarca', pieza ganadora en 2017, impregna en su creación el valor de la migración de la mariposa Monarca y su ciclo viajero continuo.

"Monarca, tiene una línea que representa fluidez, y la forma revela la fuerza que se necesita para un viaje tan largo", explicó Eder de León.

Ambos diseñadores afirmaron que detrás de la joyería artesanal mexicana hay historias de pasión por la creación, inspiración en el diseño y joyas representativas de la diversidad mexicana.

Además coincidieron en señalar que aunque el diseño industrial con uso de tecnología es la tendencia del momento, la joyería artesanal recupera el trabajo de los artesanos de Taxco, Guerrero, quienes traen al mundo contemporáneo técnicas ancestrales mexicanas con sello de lujo.

Collares, aretes, anillos y todo un universo de magia convertida en joyas se pudieron apreciar durante el desarrollo del Concurso de Joyería Libre de Tumbiko 2018.

Keren y Eder son testigos de cómo sus obras hechas por artesanos mexicanos son hoy una realidad. Piezas que se lucen en los estantes de joyerías y que están a la venta.

"Monarca” y “Miel” reflejan la identidad mexicana, sus tradiciones, cultura y folclor, y son el resultado del impulso a jóvenes estudiantes de diseño con el sello hecho en México.