La construcción y operación del Tren Maya, se espera que sea la obra de infraestructura y desarrollo más importante en el nuevo gobierno, y se hará con total respeto al medio ambiente, aseveró Rogelio Jiménez Pons, propuesto para dirigir el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

Descartó impacto ambiental en esta magna obra, que conectará a los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas, proyectando hasta el momento la construcción de 1,500 kilómetros de recorrido con 17 estaciones en la ruta.

En el marco de la presentación que se hizo edta noche a empresarios de Cancún y la Riviera Maya, Jiménez Pons, admitió que hay preocupación entre algunos sectores de la sociedad por el impacto ecológico que pueda traer una obra de esta magnitud.

Por esa razón aclaró que para el gobierno entrante es una “convicción política no de discurso” respetar el medio ambiente y las comunidades

Asimismo, explicó que si algo distingue al nuevo gobierno es su compromiso político, que es distinto, preocupado por re intervenir la economía nacional.

Aseveró que es preocupante que el país haya alcanzado el nivel más alto de endeudamiento histórico, por lo que consideró que el proyecto del tren Maya ayudará a dinamizar la economía, para lo cual se invertirán siete mil millones de dólares con financiamiento gubernamental y de la iniciativa privada.

“Estamos apostando de que el tren pueda ser irruptivo en algunas zonas y eso podrá ayudar a transformar los asentamientos humanos”, precisó.

Por su parte, la presidenta municipal de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete, manifestó que el tren Maya contribuirá con la integración de la región Sur-Sureste.

"Es un privilegio participar en este gran desafío que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador propone para impulsar el sur del país con la construcción del tren Maya y que es parte de la Cuarta Transformación de México, que exige más que un compromiso político, demanda una estrategia de todos y cada uno de nosotros, afirmó.

En la presentación, junto a Beristaín Navarrete estuvieron en el presídium Eduardo Ortiz Jasso director de Proyectos Estratégicos del gobierno de Quintana Roo, Carlos Joaquín González; las alcaldesas de Benito Juárez y Puerto Morelos, Mara Lezama Espinoza y Laura Fernández Piña, así como el presidente honorario del DIF Municipal, Juan Carlos Beristain Navarrete; el diputado federal, Luis Alegre Salazar, y Raúl Bermúdez.

En su intervención, Beristain Navarrete dijo estar convencida que el tren Maya es un ejercicio de justicia social, una gran oportunidad para todos los mexicanos, que une a todos.

"Representa el mayor desafío de infraestructura de transporte de pasajeros de carga y el impulso a la industria turística en la historia reciente de nuestro México, y sobre todo de regeneración social para nuestras comunidades”, refirió.

Eduardo Ortiz Jasso explicó que se trata de un proyecto prioritario para el Gobierno del Estado, es estratégico y requiere de los tres órdenes de gobierno.

Reiteró que el trabajo coordinado es importantísimo para un proyecto de esta naturaleza, el cual requiere que se sumen todos los sectores.

“El proyecto del tren Maya tiene todo el respaldo del gobierno del estado de Quintana Roo, tenemos la instrucción del gobernador de colaborar, facilitar y coordinarnos con el gobierno federal”, reconoció.