Un sacerdote mexicano que prestaba servicios en la Iglesia Católica de Todos los Santos en Fort Worth, Texas, fue removido y ordenado regresar a México luego de que fuera acusado de tocar los genitales de un hombre en un parque en septiembre pasado, informaron hoy funcionarios de la iglesia y la policía.

El padre Genaro Mayorga Reyes negó ante la policía que hubiera tocado al hombre de 43 años en el “Marine Park” de Fort Worth, la madrugada del 25 de septiembre pasado, según los informes de la policía.

El obispo Michael F. Olson solicitó a Reyes que se regresara a México después de enterarse del incidente, según comunicado emitido por la Diócesis Católica de Fort Worth a los feligreses de la Iglesia de Todos los Santos.

"Por favor, oren por el padre Genaro y por favor oren por los miembros de la parroquia de Todos los Santos", señaló el comunicado.

Pat Svacina, vocero de la diócesis, dijo que los funcionarios de la iglesia en México decidirán si Reyes sigue siendo sacerdote. Reyes fue suspendido por el provincial de la Tercera Orden Regular de San Francisco en México, la orden religiosa de Reyes. "Se les dejará a ellos también si Reyes recibe algún tratamiento o no", dijo Svacina.

El obispo Olson fue alertado del incidente por la policía días después que este fuera notificado a las autoridades. El obispo esperó hasta que recibió una copia del informe policial, que tomó algunas semanas, antes de llegar a una decisión sobre Reyes.

La acusación fue la primera contra el sacerdote, que había estado en la iglesia solo por unos pocos meses, dijo.

El hombre de 43 años le dijo a la policía que Reyes estaba sentado a su lado en una mesa de picnic antes de agarrar sus genitales. Según informes, Reyes negó el incidente a la policía después de que el hombre fue a una estación de servicio y llamó a las autoridades.