Los líderes de los diputados del PRI, René Juárez Cisneros, y del Partido de la Revoluciónb Democrática (PRD), Ricardo Gallardo, refrendaron disposición de apoyar al próximo gobierno en los temas de seguridad en donde no debe haber colores partidistas.

En entrevistas por separado, Juárez Cisneros sostuvo que esto no es asunto de bueno deseos, ya que es un tema muy importante y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) acompañará todo lo que le sirve al país, pero razonando, reflexionando y que todo se soporte en el Estado de derecho.

Luego de que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer su plan de seguridad y la creación de una Guardia Nacional, el líder parlamentario señaló que la seguridad es un desafío en el que todos deben sumarse para lograr la paz, la seguridad y la tranquilidad en México.

“El presidente de la República, a partir del 1 de diciembre, está en su derecho de organizarse como crea conveniente para poder instrumentar las políticas públicas que él crea convenientes, tendrá que coordinar a favor de México”, agregó.

De acuerdo con el legislador, la estrategia del próximo gobierno tiene un valor importante en algunas cosas y tiene insuficiencias en otras, por lo que consideró que hay que hay que reconocerse la rectificación.

“El presidente rectifica y dice que la realidad, esta terca realidad que nos alcanza siempre, generalmente, hace que él modifique su visión de lo que él pensaba deberían de hacer las Fuerzas Armadas y ya no se van a regresar a los cuarteles”, agregó el expresidente nacional priista.

Agregó que ahora al contrario, la institución castrense tendrá una función fundamental en el combate a la inseguridad y en la generación de condiciones de gobernabilidad. “Eso quiere decir que Enrique Peña Nieto no estaba tan equivocado”.

Según Juárez Cisneros, hay poca claridad en cómo se reforzarían a las policías estatales y municipales y los esquemas de coordinación.

Reiteró también que es un error que se haya aprobado la participación de los delegados federales en las tareas de seguridad, pues "no hay que mezclar cosas que no deben de mezclarse”.

El legislador priista advirtió que también se requiere modificar la Constitución para darle soporte a los programas y acciones a impulsar, como es el caso de la Guardia Nacional.

Confió que durante estos días y una vez que inicie funciones el nuevo gobierno federal, se puedan hacer las modificaciones a las leyes para evitar la falta de armonización, que a su parecer no se ha dado.

“Estamos por supuesto dispuestos siempre a apoyar todo lo que beneficie a México, y en temas de seguridad ahí no tiene que haber partidos, ahí tiene que haber un compromiso con la nación”, aseveró.

Estos temas, abundó Juárez Cisneros, tienen que verse con serenidad, prudencia y cautela, pero tienen que estar soportados en la ley, cumpliendo el Estado de derecho.

En tanto, el perredista Ricardo Gallardo afirmó que su bancada le da un voto de confianza al presidente electo Andrés Manuel López Obrador en su propuesta de Guardia Nacional.

Recordó que “una de las promesas de campaña de López Obrador fue la pacificación del país, en este asunto tan delicado y complejo para México estamos a favor, somos una oposición responsable y propositiva, avalamos en lo general las medidas anunciadas para que las familias mexicanas vuelvan a vivir con tranquilidad y seguridad”.

La postura del PRD es apoyar las reformas en materia de seguridad del presidente electo, “no apostamos al fracaso de ninguna manera porque sería perpetuar la tragedia que ya hemos vivido hasta el hartazgo, no podemos soportar otro sexenio de sangre, el modelo de Guardia Nacional nos parece viable”, indicó.

El diputado federal perredista aseveró que “se requiere un saneamiento a fondo de las policías de los tres niveles de gobierno, hay que recuperar las zonas que son tierra de nadie, que haya seguridad en todas las entidades federativas, en las fronteras sur y norte, se deben sentar las bases para que el país vuelva a ser seguro y pacífico como lo fue hace muchos años”.