El ministro a cargo de la ciberseguridad de Japón, Yoshitaka Sakurada, causó polémica en el país, tras declarar que él nunca ha utilizado una computadora, argumentando que ha tenido posiciones de autoridad desde los 25 años de edad.

Sakurada, quien la semana pasada fue criticado por tropezar con preguntas básicas durante las deliberaciones de la Dieta (Parlamento japonés), se encontró una vez más en el centro del debate después de dar a conocer que no usa las computadoras y que su personal se ocupa de hacerlo.

Sus declaraciones, ante el Comité del Gabinete de la Cámara Baja del Parlamento, desataron polémica de inmediato, pues Sakurada es jefe adjunto del panel gubernamental sobre ciberseguridad y se encarga de supervisar las políticas en tales asuntos.

“No uso las computadoras porque desde los 25 años he estado en una posición de autoridad donde las secretarias y los empleados se encargan por mí de esas tareas”, sostuvo al responder a preguntas planteadas por Masato Imai, legislador independiente de la Dieta.

“Me molesta que alguien que ni siquiera haya tocado las computadoras sea responsable de lidiar con las políticas de seguridad cibernética”, dijo Imai, de acuerdo con despachos de la agencia japonesa de noticias Kyodo.

Pero el asunto fue más allá cuando Sakurada respondió que desconocía los “detalles exactos” cuando Takeshi Saiki, miembro del Partido Demócrata Popular, le preguntó sobre las medidas que existen para protegerse contra los ataques cibernéticos en las centrales nucleares.

Sin embargo, precisó que la ciberseguridad es un tema importante para el gobierno y que confía en sus habilidades como ministro.

En la reunión del Comité de Presupuesto de la Cámara Alta, que tuvo lugar la semana pasada, Sakurada fue criticado después de tropezar al responder preguntas básicas, incluidos algunos sobre los tres pilares políticos del comité organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020.

El debate fue interrumpido con frecuencia, ya que dependía casi por completo de sus ayudantes para responder preguntas.

En medio de las críticas, Sakurada aclaró que no había recibido el cuestionario por adelantado, un protocolo estándar en los debates en la Dieta y ofreció una disculpa por el contratiempo.