En México es necesario generar empleos de calidad, formales, con salarios dignos, esquemas de protección social que fomenten la formalización y productividad, con el fin de reducir las brechas de cumplimiento en el ámbito laboral, destacó GINgroup.

La empresa refirió que de acuerdo con el Estudio Diagnóstico del Derecho al Trabajo 2018, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) es necesario fortalecer estrategias en la política sectorial con otras políticas públicas, para reducir las brechas de cumplimiento en el ámbito laboral.

Destacó que los principales retos relativos al ejercicio del derecho al trabajo son: ampliar el alcance de los servicios de intermediación laboral; incrementar la capacitación y formación de los trabajadores; y promover el acceso a la información sobre derechos laborales.

Además de promover el acceso a la información de oferta laboral; incrementar la formalidad del empleo; reducir la inestabilidad laboral e incrementar el salario mínimo con los requerimientos de la definición constitucional.

Promover la reducción gradual y flexibilización de la jornada laboral sin pérdida de ingresos para lograr un mejor reparto del empleo formal disponible; cerrar las brechas en el acceso a empleos de calidad en los grupos en desventaja; mejorar la inspección laboral.

Y finalmente, mejorar los mecanismos de justicia laboral, y la implementación de un esquema de protección social que propicie fomentar la formalización y la productividad.

En un comunicado, GINgroup explicó que en el estudio, el Coneval advierte que el primer déficit de la política sectorial en al país “en cuanto al derecho al trabajo digno es la falta de preparación plural de la sociedad en el diseño, implementación y evaluación de la política sectorial”.

Por lo que es necesario “para revisar los objetivos e instrumentos de dicha política con el propósito de cerrar las brechas y asegurar el acceso a un trabajo digno, tomando en cuenta las necesidades de todos los trabajadores”, agregó.

Detalló que para la elaboración del Estudio Diagnóstico del Derecho al Trabajo 2018, el Coneval analizó cuatro dimensiones: Accesibilidad, Disponibilidad, Calidad y Efectividad.

El primero da a conocer que la principal vía para detectar vacantes y poder tener un empleo son los medios informales y, en el caso, de personas de bajo nivel socioeconómico las lleva a ocupar empleos precarios.

En Disponibilidad, se identificó un “importante déficit en el disfrute del derecho a la capacitación, ya que 57.6 por ciento de personas con antecedentes laborales no contó con capacitación para el trabajo en los tres últimos años.

En cuanto a la Calidad del empleo, las brechas más importantes se encontraron en la falta de contrato escrito, que influye en el acceso a prestaciones y se agrava en los establecimientos de menor tamaño.

Finalmente, destacó que la Efectividad en el disfrute del derecho al trabajo digno, presentó serias fallas de diseño e implementación que requieren una urgente atención.

Al respecto, el presidente de GINgroup, Raúl Beyruti, dijo que “la generación de empleos formales, con prestaciones superiores a las de la Ley, se ha comprobado que es una fórmula muy exitosa para disminuir la rotación laboral, generar lealtad y los recursos para capacitación”.