“Si la novela es el gran género literario de la modernidad, Fernando del Paso fue un ejecutante maestro, al mismo tiempo que un renovador de las estructuras, por eso siempre se mostró muy preocupado por la fortaleza estilística y estructural de sus novelas”, aseguró Geney Beltrán Félix.

El escritor, editor, crítico literario y actual coordinador nacional de Literatura planteó que “por eso es de gran importancia recuperar la noción que ese autor practicó sobre el género de la novela”.

Añadió que  “José Trigo” (1966), “Palinuro de México” (1977) y “Noticias del Imperio” (1987), las tras grandes novelas de Fernando del Paso (Ciudad de México, 1 de abril de 1935-Guadalajara, 14 de noviembre de 2018), “son catedrales que buscan presentar la totalidad de la experiencia humana dentro de las paredes de un libro”, lo mismo que el resultado de su incursión en la novela policiaca, es decir “Linda 67. Historia de un crimen” (1995).

Entrevistado por Notimex tras la ceremonia de reinauguración del Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, en la colonia Condesa de esta ciudad, Beltrán Félix expuso que ahora será interesante recuperar la faceta como ensayista de del Paso que con el paso de los años quedó un poco a la sombra.

“Eso demuestra su doble perfil como creador y pensador. Su ensayo sobre Cervantes ‘Viaje alrededor de El Quijote’ (2004) es verdaderamente deslumbrante, un ejercicio finísimo y profundo de reflexión sobre la obra de un autor, Don Miguel de Cervantes, de quien pareciera que ya se dijo todo y, sin embargo, es grandioso”, señaló.

Geney Beltrán se dijo atrapado por “Palinuro de México”, por su inmersión en una franja de la historia reciente del país, y por su lenguaje barroco que tiene una capacidad de crítica política; le agrada su perfil ensayístico que a las letras nacionales conviene que no quede a un lado; esas tres grandes catedrales pueden ser puerta de entrada a su obra para todo nuevo lector.

“Es un autor que exige de su lector no sólo un esfuerzo intelectual, también lingüístico, es decir, que acepte que la lengua no únicamente tiene un cariz utilitario sino que puede crearse belleza a partir de las palabras de todos los días. No es un autor fácil, pero su recompensa es grande cuando se transita por sus catedrales”.

Entristecido, Geney Beltrán Félix expresó finalmente que desde hoy “Fernando del Paso ya se encuentra en el gran panteón de las figuras cenitales de la literatura en lengua española”.

Beltrán Félix es licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y autor de las novelas “Cualquier cadáver” (2014) y “Cartas ajenas” (2011), el volumen de relatos “Habla de lo que sabes” (2009) y los ensayos “El sueño no es un refugio sino un arma” (2009) y El biógrafo de su lector. Guía para leer y entender a Macedonio Fernández” (2003), entre otros títulos.