El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, realiza una gira comercial por Asia para intensificar lazos comerciales y retomar el acercamiento con China para un posible acuerdo de libre comercio, pese al "candado" del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) sobre economías de “no mercado”.

Luego de participar en las celebraciones en Francia por el centenario del Día del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial, el líder canadiense se dirige a Singapur y Papua Nueva Guinea para reunirse con líderes de empresas como Temasek Song Hwee Chia y ST Engineering Vincent Chong.

En Singapur, Trudeau asistirá a eventos en el marco de la 33 Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y se reunirá con líderes mundiales, incluido el primer ministro Lee Hsien Loong y el presidente Halimah Yacob de Singapur.

El primer ministro también se reunirá con líderes empresariales y participará en un seminario como parte del Festival FinTech de Singapur para apoyar a las pequeñas y medianas empresas canadienses en Asia.

Después, Trudeau viajará a Papua Nueva Guinea para asistir a la reunión de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) donde promoverá a Canadá como socio idóneo para el comercio e inversión en la región e impulsará la cooperación económica con esas economías, informó la Oficina del Primer Ministro.

En forma paralela, miembros del gabinete canadiense, como los ministros de Comercio Internacional, Finanzas, Agricultura y Tesoro realizan esta semana diferentes reuniones en la región enfocadas en la diversificación comercial.

El ministro de Diversificación del Comercio Internacional, James Carr, acompañado del ministro de Finanzas, Bill Morneau y del exprimer ministro de Canadá, Jean Chrétien, fueron los oradores principales del Diálogo Estratégico Financiero y Económico Canadá-China, realizado en Beijing.

La participación canadiense de alto nivel se enfocó en el principio de “diversificar para crecer” impulsando a las pequeñas y medianas empresas a “identificar oportunidades y ser exitosas en nuevos mercados”.

El gobierno de Canadá tiene 15 oficinas de representación comercial en China para ayudar a las empresas canadienses a hacer negocios con este “sensacional mercado”.

El embajador de Canadá en Beijing, John McCallum, un experimentado político liberal y exministro de Inmigración, afirmó este día que 48 empresas canadienses han firmado negocios por 1.67 mil millones de dólares en el marco de la feria comercial China International Import Expo (CIIE).

“Este viaje puede demostrar el compromiso del gobierno liberal en la diversificación comercial", dijo el senador canadiense Yuen Pau Woo, experto en la región Asia-Pacífico.

"Lo que nuestras contrapartes asiáticas querrán escuchar es que Canadá no se está retirando de la fortaleza de América del Norte con la firma del T-MEC, sino que la agenda de diversificación del comercio es sincera y determinante", afirmó el legislador canadiense.

El analista Campbell Clark consideró que las relaciones comerciales Ottawa-Beijing están más “frías” que hace un año cuando se estaba por lanzar una negociación comercial formal, detenida por señalamientos de derechos humanos y estándares laborales.

Sin embargo, adelantó que está previsto que este miércoles Trudeau se reúna de nuevo con el primer ministro chino, Li Keqiang.

El ministro del Tesoro de Canadá, Scott Brison, adelantó que la nueva estrategia canadiense para hacer un acercamiento con el gigante asiático es negociar acuerdos sectoriales de industria por industria: “Lo mejor es enfocarnos en lo posible, sector por sector”, precisó en una entrevista desde Shanghai.

En el acuerdo en principio para modernizar el TLCAN, el artículo 32.10 del Capítulo 32, establece que cualquier interés de los socios (Canadá-Estados Unidos-México) de hacer un acuerdo comercial con una economía de “no mercado” (en alusión a China) deberá consultarse y compartirse con los socios.

Así, este capítulo, eventualmente impediría a Canadá alcanzar un acuerdo comercial con China, pues Estados Unidos estaría en desacuerdo.