Equidad de género en política aún tiene pendientes, asegura consejero

A pesar de que las mujeres ya ocupan cargos públicos en igualdad de condiciones en diversos estados de la República, para hablar de una paridad formal se debe acabar con los obstáculos que evitan su...

A pesar de que las mujeres ya ocupan cargos públicos en igualdad de condiciones en diversos estados de la República, para hablar de una paridad formal se debe acabar con los obstáculos que evitan su acceso a más puestos de toma de decisiones, presidencias en los Congresos, juntas de Gobierno y comisiones legislativas.

Así lo señaló el consejero del Instituto Electoral de la Ciudad de México, Mauricio Huesca Rodríguez, durante la presentación del libro Mujeres en la política: Experiencias nacionales y subnacionales en América Latina, en el marco del Congreso XXIX Internacional de Estudios Electorales, organizado por la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales A.C. (SOMEE), en Monterrey, Nuevo León.

Dijo que aun cuando se llegó a una igualdad paritaria y sustantiva, los obstáculos que se revelan en esta publicación nos demuestran que dicha paridad, en muchos casos, es solamente de maquillaje, pues no tenemos suficientes mujeres en cargos con poder de decisión.

En un comunicado, destacó que la obra representa un excelente trabajo que reúne experiencias internacionales y nacionales y permite visibilizar las reglas del juego en cuanto a paridad, así como los obstáculos y las malas prácticas en este tema, lo que coadyuvará a ver hacia el futuro en el que se debe transitar.

Huesca Rodríguez expuso que la obra refleja un mosaico de situaciones que se presentan en México y en toda la región, abordando el tema de los cargos públicos desde tres escenarios distintos.

El primero, dijo, muestra cómo en las estructuras partidistas, a pesar de que algunas han hecho esfuerzos para generar condiciones de igualdad entre mujeres y hombres, aún existen condiciones de obstáculos materiales, legales y lo que muchos autores denominan “techo de cemento” con una estructura patriarcal.

Asimismo, “nos muestra cuáles son las prácticas retrógradas que se viven al interior de los partidos y, a pesar de los esfuerzos para democratizar su vida interna, aún sigue arraigada la idea del patriarcado y de supremacía del principio de no intervención de las mujeres en la vida interna de los partidos, ni en su toma de decisiones”, reconoció.

En cuanto al tema mediático, refirió que hay un estereotipo en contra de las mujeres, representado en la cosificación de su cuerpo, el cual impide demostrar las condiciones de igualdad en una sociedad que busca empoderarlas y hacerlas líderes.