Marcha ciudadana avanza sobre Paseo de la Reforma

Con el grito de México, una marcha que se extiende por gran parte de Avenida Reforma y ya alcanza los miles de manifestantes, se encamina hacia el Zócalo, donde no se esperan discursos, sino un...

Con el grito de México, una marcha que se extiende por gran parte de Avenida Reforma y ya alcanza los miles de manifestantes, se encamina hacia el Zócalo, donde no se esperan discursos, sino un llamado ciudadano a revertir la decisión de cerrar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Pedro, quien es acompañado por su novia, dice que acudió a este llamado que se hizo a través de redes sociales, porque coincide en que no debe cancelarse el proyecto de Texcoco.

“Quisimos salir a la calle a expresar nuestro desacuerdo con una decisión que supuestamente se dio a través de una consulta, que a todas vistas es ilegal porque no se apegó a lo que dice la ley en la materia”, indicó.

No podían faltar quienes muchas veces ven desde sus automóviles cientos de marchas que a diario aquejan a las calles de la capital del país y que ahora son ellos los protagonistas.

A la pregunta de qué colonia procede, María Teresa responde sin dudar, de México, soy ciudadana mexicana y tengo derecho a manifestarme y expresar mi desacuerdo.

Como la mayoría de los mexicanos, abundó, pago mis impuestos, hay mucha gente, y así lo demuestra el llamado de las redes sociales, que no estamos de acuerdo en que se tomen decisiones populistas que nos van a llevar a situaciones como las que se viven en Venezuela.

Consideró que las cosas no se están haciendo bien, porque la consulta fue una burla, porque la mayoría de los mexicanos no contamos con los conocimientos para opinar sobre un asunto muy técnico que sólo es apto para especialistas.

Lo que es una realidad, insistió, es que el actual aeropuerto de la Ciudad de México está saturado y se requiere una propuesta seria y bien fundamentada'; tal como lo demostraban diversos estudios de empresas especializadas, Texcoco era el proyecto más viable.

No podían faltar los gritos de algunos transeúntes que les gritaban “han de ser priistas”, y las clásicas mentadas de regreso, pues el "francés antiguo, como dijo uno de los asistentes, no conoce ni estatus ni clases sociales".

Don Pedro dice que no está en contra, más bien está a favor de que no se cancele el proyecto que ya estaba en marcha en Texcoco, porque nos pondría a la altura de los mejores países del mundo, beneficiándose al turismo, hoy por hoy, una de las actividades económicas más importantes del país.