Partido alemán extremista critica presencia de Merkel en París

La participación de la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, en Francia por la conmemoración de centenario del término de la Primera Guerra Mundial, este fin de semana, generó fuertes...

La participación de la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, en Francia por la conmemoración de centenario del término de la Primera Guerra Mundial, este fin de semana, generó fuertes críticas del nuevo partido populista de extrema derecha, Alternativa para Alemania (AfD).

Nunca antes un jefe de Estado o de gobierno alemán había estado presente en esa celebración de la firma del armisticio que puso término a la primera gran guerra en Europa y en el mundo. El imperio alemán tuvo un papel protagónico en la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

Merkel también estuvo presente este día en París. Un total de 70 jefes de Estado y de gobierno conmemoraron el momento poniendo la mano sobre el hombre del jefe de Estado o de gobierno de junto para simbolizar la reconciliación.

Entre ellos estuvieron presentes en primer línea los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Rusia, Vladimir Putin, junto con Merkel, y el mandatario de Francia, Emmanuel Macron.

Merkel se reunió este día en París con el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres, con quien encabezará durante tres días una conferencia en la que se debatirá sobre la paz, el medio ambiente y la ayuda al desarrollo.

Al inicio de esa conferencia esta tarde en París, Merkel expresó su preocupación por el resurgimiento de pensamiento nacionalista en el mundo a cien años del fin de la Primera Guerra.

En Berlín, el presidente y líder de la fracción parlamentaria del partido alemán populista de extrema derecha AfD, Alexander Gauland, criticó este domingo la presencia de Alemania con la canciller federal, Angela Merkel, a la conmemoración del fin de esa hecatombe.

Gauland declaró a la televisión local de derecho público ZDF que consideraba erróneo “que se reescriba ahora la Historia y que (Merkel)) tome parte en la celebración de la victoria de los países aliados (que vencieron a Alemania)”.

El político populista de extrema derecha recalcó que hubo otros países que fueron causantes de esa guerra, y que hubo “muchos culpables”, entre ellos “torpezas” que cometió en ese tiempo la política del imperio alemán.

“No se puede reescribir una situación histórica que ya terminó y ponerse del lado de los victoriosos, e incluso cruzar el Arco del Triunfo (en París) al lado de Macron” y de numerosos jefes de Estado y de gobierno presentes este día en la capital francesa para celebrar los 100 años del término de esa guerra.

El partido AfD, y en especial algunos de sus miembros, como Biorn Höcke, presenta cercanía con el pensamiento nazi. Höcke, quien es el líder de la fracción parlamentaria de la AfD en el estado germanoriental de Turingia, ha causado escándalo en la opinión pública por sus declaraciones racistas y extremistas de derecha.

La histórica fecha que se celebró este fin de semana en la Campiegne y en París constituye el principal día de fiesta nacional en Polonia, que declaró su independencia el mismo 11 de noviembre después de la firma del armisticio, que selló la derrota del imperio alemán.

Su derrota marcó el fin de la guerra, pero las condiciones impuestas a Alemania fueron draconianas y contribuyeron en gran medida al estallido de la Segunda Guerra Mundial 21 años más tarde.

Merkel acudió ayer junto con Macron al lugar en el que hace 100 años el imperio alemán firmó su capitulación en presencia de la potencia vencedora, Francia. Fue un acto pleno de simbolismo un siglo después en el lugar original de la provincia francesa, Campiegne, donde el armisticio se firmó en el vagón restaurant en desuso de un tren.

Ese vagón fue construido después igual que el original y la canciller federal de Alemania, acompañada por Macron, firmó este domingo el Libro de Oro del Museo de ese memorial.

Los dos mandatarios develaron además una nueva placa conmemorativa en ese Museo para destacar “el significado de la reconciliación germano-francesa al servicio de Europa”.

La placa lleva la leyenda: “Aquí cayó el 11 de Noviembre de 1918 la arrogancia criminal del Imperio alemán, que fue vencido por los pueblos libres, a los que quiso someter con un yugo”.

Cuando los nazis estuvieron en el poder en Alemania de 1933 a 1945, prominentes personalidades alemanas de esa ideología afirmaron que políticos de izquierda “apuñalaron por la espalda a soldados (alemanes) que no habían sido derrotados”.