Celebra Aguascalientes obra de pintor Saturnino Herrán

La obra del pintor aguascalentense Saturnino Herrán es considerada desde 1988 como Monumento Artístico de la Nación. Este año el Instituto Cultural de Aguascalientes ha destinado diversas actividades...

La obra del pintor aguascalentense Saturnino Herrán es considerada desde 1988 como Monumento Artístico de la Nación. Este año el Instituto Cultural de Aguascalientes ha destinado diversas actividades a celebrar el trabajo del artista, como dedicarle el Festival de las Calaveras e instalar un altar de muertos en su honor.

El coordinador del Museo Aguascalientes, José Luis Quiroz Frausto, declaró en entrevista con Notimex que este recinto alberga la colección más importante de Saturnino Herrán, por lo que es uno de los principales atractivos que tiene la ciudad.

“Son prácticamente tesoros que tiene el país y este museo tiene el privilegio de ser sede de la colección más importante de Saturnino Herrán.

“Este año se celebra el centenario luctuoso de la muerte de Saturnino Herrán y se han realizado eventos en varias partes del país; aquí en el Museo Aguascalientes tuvimos una exposición muy importante que se tituló ‘Saturnino Herrán y otros modernistas’”, señaló.

Explicó que la importancia en la plástica del artista se debe al tratamiento y valor estético de aspectos costumbristas de la vida mexicana a principios del siglo XX.

Aseguró que en su obra, Herrán plasmó el mestizaje indígena y virreinal con una sensibilidad modernista, por lo que pintores como Diego Rivera lo reconocieron como el padre del nacionalismo.

En la declaratoria como Monumento Artístico, publicada el 30 de noviembre de 1988, se menciona al trabajo de Saturnino Herrán como el antecedente directo del muralismo mexicano, reflejando una preocupación permanente por valorar los elementos sociales y étnicos que componen la identidad nacional y por sus cualidades estéticas muestran una postura nacionalista sustentada en la visión del momento histórico en que vivió.

José Luis Quiroz relató que Herrán llegó a la Ciudad de México en 1904, a la edad de 17 años, para inscribirse en la Escuela de San Carlos, donde inició sus estudios de dibujo en un taller informal.

“De ahí vieron que el joven tenía unas cualidades innatas para el dibujo y de ahí lo pasan al taller de Antonio Fabrés, que había llegado en 1903 invitado también por (Jesús Fructuoso) Contreras, quien llega a trabajar a la academia y lo ponen como profesor de todos los talleres de dibujo.

“Saturnino Herrán poseía facultades innatas y entonces lo ponen en el taller de Antonio Fabrés, ahí conoce a un grupo de artistas que posteriormente van a ser artistas muy importantes, que para entonces el país se encontraba en una situación muy complicada, con los inicios de la revolución y algunos años antes México había perdido parte del territorio en el norte del país, la luchas de reforma”, apuntó.

Aunque Saturnino Herrán nunca viajó a Europa como sus contemporáneos, en la Ciudad de México desarrolló sus propias técnicas de pintura, retratando escenas cotidianas, con lo que logró obras magistrales que hoy en día son referente de la cultura artística del país.

Entre sus pinturas más reconocidas se encuentran “La leyenda de los volcanes” (1911), “La ofrenda” (1913), “Tehuana” (1914) y “El cofrade de san Miguel”(1917).

Entre 1914 y 1918 realizó numerosos bocetos para la composición de la obra “Nuestros dioses”, encargada para el Palacio de Bellas Artes y que no llegó a realizarse debido a su prematura muerte en 1918, a los 31 años.

“Saturnino permanece en la Ciudad de México y yo no sé si él presentía que iba a morir bastante joven, entonces durante 10 años se dedicó prácticamente a trabajar.

“Saturnino al contrario de sus otros compañeros que habían viajado por Europa, que trajeron técnicas europeizantes, mostró rechazo a eso”, indicó Quiroz Frausto.

Abundó: “A Saturnino Herrán le hacen un encargo para realizar un mural en lo que hoy es el Palacio de Bellas Artes, era el Teatro Nacional, Saturnino Herrán realiza un gran proyecto, el friso ‘Nuestros Dioses’.

“Es un tríptico, en la parte izquierda Saturnino dibuja a la cultura mexicana, dibujos de indígenas, etcétera y en la parte derecha sobre la religión católica y en la parte central es un sincretismo, una composición de las dos culturas de donde venimos, esta pieza se llama Cristo y Coatlicue”, abundó.

El coordinador del Museo Aguascalientes detalló que a pesar de morir a edad temprana, Herrán tuvo un trabajo prolífico con obras maestras como “La criolla del mantón”, un dibujo de la bailarina española Carmen Tórtola Valencia, en el que Saturnino inventó una técnica donde manchaba con acuarela y reforzaba con lápiz de color o con crayón.

Quiroz Frausto destacó también la obra “El gallero”, la cual dijo, es un ícono para los aguascalentenses en la que retrata una de las tradiciones de la entidad.

“Es una pieza verdaderamente de una composición extraordinaria, esto aquí en la Feria de San Marcos es una tradición en Aguascalientes, llegan galleros de todo el país y del extranjero.

“Realiza esta pieza con una técnica ya prácticamente depurada, el manejo del pincel, el manejo de los colores, gran riqueza de tonalidades que tiene esta obra, una libertad en la pincelada, casi lo realiza de primera intención”, puntualizó.

En mayo pasado se llevó a cabo un simposio con nueve expertos en arte e intelectuales como Vicente Quirarte, el crítico Carlos Blas Galindo e investigadores de la Academia de San Carlos como Julieta Ortiz y Elizabeth Fuentes, encuentro que dio como resultado un catálogo de textos en torno a la vida y obra de Saturnino Herrán.

“El texto de Vicente Quirarte podríamos decir que fuera como un estudio de López Velarde, pero la obra de López Velarde y de Saturnino Herrán están hermanadas, hay un momento donde explica por ejemplo la Suave Patria, y los elementos de la Suave Patria están dentro de la obra de Saturnino Herrán.

“La formación de todos estos nueve investigadores nos da una perspectiva, nos hacen ver a Saturnino Herrán de diferentes puntos de vista”, indicó.

José Luis Quiroz Frausto señaló que actualmente la obra de Herrán se encuentra expuesta en el Museo Nacional de Arte (Munal) en la Ciudad de México en la muestra Saturnino Herrán y otros modernistas, del 29 de septiembre de 2018 al 24 de febrero de 2019.

En este lapso, en el Museo Aguascalientes se realizará una remodelación integral de la parte externa del edificio con algunas modificaciones en los jardines y restauraciones en la parte frontal.

“Se están haciendo algunos arreglos en las galerías en los interiores y tendremos el regreso de la obra de Saturnino Herrán de la Ciudad de México en el mes de febrero, pero también se va reabrir el museo con una gran exposición de uno de los grandes artistas mexicanos, Vicente Rojo”, adelantó.