La iglesia católica la Ermita, una construcción que data del siglo XVII, es una joya arquitectónica en el corazón de Cali que está en restauración para atraer más turistas nacionales y extranjeros, que llegan diario a esta ciudad, la tercera más importante de Colombia.

La primera construcción de la Ermita fue “de tipo pajiza fue a comienzos del siglo XVII, en las cercanías del río Cali y está dedicada a Nuestra Señora de la Soledad y al Señor de la Caña”, explicó a Notimex el rector de la Catedral San Pedro Apóstol, párroco de la Ermita y vicario general de la Diócesis de Cali, Wiston Mosquera Moreno

En un terremoto ocurrido en 1787 la iglesia se derrumbó y sólo se conservó la imagen del Señor de la Caña -que aún está en el altar lateral izquierdo- luego se construyó una nueva Ermita que fue dedicada a Nuestra Señora de los Dolores y tiene un estilo neogótico en miniatura inspirada en la Catedral de Ulm, Alemania, agregó el religioso.

La actual construcción de la Ermita, que se encuentra en el principal sector turístico de Cali conocido como Bulevar del Rio, es del año 1942, cuando una acción conjunta entre autoridades y la comunidad lograron reconstruirla con su estilo neogótico.

En su interior tiene un altar con la efigie del Señor de la Caña, única pieza sobreviviente al terremoto de 1787, por lo que es muy visitado por los devotos quienes lo consideran milagroso.

La Ermita es una iglesia de tres naves, cubierta con bóveda de crucería, tiene a los pies un cancel y en su parte superior un coro, hay una serie de columnas adosadas a los pilares cruciformes y la sacristía está decorada con nerviaciones.

En el frente de la nave central los arcos de los tramos laterales poseen rosetones que decoran las enjutas, un fresco de arquerías entrelazadas sobre columnas decorativas coronan cada arco y forma uno de sus rasgos más característicos de esta iglesia.

Los mármoles de Carrara que decoran los altares y el púlpito fueron trabajados por el escultor Alideo Tazzioli y las campanas fundidas por Armand Blanchet, de Levallois, en los alrededores de París, Francia.

El reloj musical de la Ermita, así como las vidrieras proceden de Amsterdam, las puertas de hierro fueron fabricadas en Cali en 1937 por alumnos de la Escuela Municipal de Artes y Oficios.

En su interior se conservan imágenes antiguas de más de tres siglos como la Virgen de los Dolores, San Roque, San José, Cristo de la Caña o Cristo del Río, San Francisco Javier, La Magdalena, San Antonio, Ecce Homo.

El sacerdote Mosquera Moreno, aseguró que este templo “es uno de los sitios más visitados de la ciudad de Cali, por su estilo y su infraestructura y por su belleza".

"Es un monumento de interés cultural municipal y estamos trabajando para que sea monumento nacional. Aquí hay mucho sudor y lágrimas de muchísima gente”, dijo.

Mosquera Moreno narró que la primera construcción fue “llamada doctrinera y cuando se cayó generó toda la solidaridad del pueblo caleño. En este momento estamos trabajando para un gran mantenimiento y restauración”.

La Ermita tiene cuatro “relojes en la torre que están sincronizados con las campanas, pero desde hace varios años que no suenan y queremos restaurarlas para que puedan sonar al mismo tiempo. El órgano tiene 85 años sin poder sonar”, lamentó el religioso.

Mosquera Moreno, quien tiene siete meses al frente de la Ermita, inició una campaña para recolectar recursos y garantizar de esta forma la renovación del templo, que es un referente cultural y religioso del pacifico colombiano, un verdadero icono de Cali.