La exposición "Seducción Espacial", inaugurada esta noche en la Galería Alfredo Ginocchio, ofrece una construcción en la que el hilo se convierte en lienzo y pintura y que propone una unión entre la geometría y lo orgánico a través de materiales inusuales para investigar la estructura formal y la vibración/tensión del color.

Se trata de un trabajo del artista peruano Jesús Pedraglio Belmont, quien presenta 18 obras, en su mayoría esculturas que abarcan el espacio, es decir, "no es como una pintura que vez dentro de la pared, mis obras se salen y tienen movimiento, un enlace mediante nudos que representan la unión de todo, una simbología en la que todos estamos unidos".

"He ido en mi andar y cada vez me he topado con nuevas técnicas, como una evolución del día a día; sin embargo, el tema del espacio se hace sin perder de vista el desenfoque, es como una compensación con la vista y en momento determinado se vincula más con el espacio en sí", dijo a Notimex.

Acompañado del director de la galería homónima y del embajador de Perú en México, Julio Garro, el artista consideró que en la actualidad "hemos perdido, por ver tanto materialismo, el espacio en sí como un todo".

Su propuesta estética, un paralelo al arte kinético de la década de los 60 y el expresionismo abstracto, tiene un origen conceptual en la geometría sagrada, aquella que ocurre de forma espontánea en la naturaleza.

Las piezas que se exhiben en dicho espacio provienen de procesos mediativos más que de cálculos exactos. La simetría en la obra de Pedraglio alude al espejismo de la mandala y su capacidad de reflejar estados internos de la mente.

Jesús Pedraglio creció como empresario a pesar de tener alma de artista, este camino empresarial fue aprendido de su padre y compartido con él. También disfrutó y se dedicó a la vida agropecuaria, de laboratorios, de marcas, de empaques, de patentes, etcétera.

A la par viajó mucho dentro de su país y por todo el mundo, y eso fue lo que lo conectó con el mundo del arte.

"Deseaba expresarme, equivocarme a gusto; ver otra luz en mi vida. Fue ahí que sentí una pasión abrumadora. Mi instinto comenzó a fluir, a encontrarse y a confiar. Al encontrar el hilo dentro de mi taller lo temple y deje de estar en el borderline. Había encontrado el material que me comunicaba con las personas", expuso..

"Este material flexible, móvil, lleno de color, lo transformé en composición, geometría, arte contemporáneo. Lo veía en arte que podía llenar el espacio, borrar los objetos, ver más allá, dejar de ver, hacer lo que deseas", señaló.

El artista, que presenta su primera individual en México, expresó su beneplácito y adelantó que, tras presentarse en este espacio, visitará otras entidades, a fin de dar a conocer su propuesta artística.