Los corales del Caribe han sufrido pérdidas drásticas debido a enfermedades, el incremento en la temperatura del mar y catástrofes naturales provocando una pérdida de su estructura y funciones, por lo que es momento de atender estas situaciones con el apoyo de las nuevas tecnologías, consideró la doctora Ania Banaszak.

Al impartir la conferencia magistral "La restauración de arrecifes coralinos", la especialista explicó que la restauración asistida surgió como una respuesta para tratar de detener o revertir el declive de los ecosistemas arrecifales.

En su ponencia, presentó los avances del proyecto de restauración asistida, incluyendo la crio-preservación, así como el desarrollo de técnicas para restaurar la estructura y función de áreas grandes de arrecifes de coral con costos reducidos y sostenibles.

Sin embargo, la especialista quien desde hace 19 años trabaja en la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en Puerto Morelos, señaló que a pesar de todos los esfuerzos que el equipo de investigadores ha realizado, apenas se logró restaurar de forma sostenida 0.35 hectáreas de arrecifes de coral.

Ante esta situación, Banaszak hizo un llamado a la comunidad estudiantil presente en el XII Congreso de Estudiantes de Ingeniería, a participar con sus conocimientos tecnológicos en el proyecto.

En ese sentido, requirió el apoyo de profesionales en ingeniería que participen en la automatización de procesos, a fin de hacerlo a gran escala.

Por ejemplo, señaló que actualmente realizan la plantación de corales manualmente, pero en el futuro esperan utilizar robots para hacerlo.

Al explicar la importancia de los arrecifes para las poblaciones costeras, señaló que aun cuando ocupan el 0.1 por ciento del océano, albergan al 25 por ciento de las especies marinas y absorben el 99 por ciento de la energía que producen tormentas y huracanes.

Además agregó que son una barrera contra el oleaje, minimizando su impacto, y son los que producen las arenas blancas del Caribe, por lo que su valor total asociado al turismo se calcula en tres mil millones de dólares.

Entre las causas de su deterioro, señaló principalmente la contaminación del mar con exceso de nutrientes, provocado por descargas de aguas residuales, tratamiento inadecuado de basureros, campos de golf y desarrollo hotelero sin control.

Lo anterior, dijo, también es una de las principales causas de la proliferación del sargazo, ya que un organismo de algas tan grande necesita de nutrientes para reproducirse masivamente.

Por tanto, afirmó, la solución para frenar el deterioro de arrecifes está principalmente en mejorar la calidad del agua, reducir las emisiones de gases, pesca sostenible y restauración masiva.

Finalmente, la doctora Banaszak afirmó que si se pierden las estructuras arrecifales, la humanidad estará menos preparada para enfrentar los efectos del cambio climático.