La alegría característica de "El barbero de Sevilla", de Gioachino Rossini (1792–1868), se hará presente para conmemorar el 150 aniversario luctuoso del compositor, con funciones en la Gran Sala del Teatro de la Ciudad, el próximo el viernes 9 y domingo 11 de noviembre.

La obra, es una producción del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (Conarte), a través de Ópera de Nuevo León, con el apoyo de la Secretaría de Cultura federal, y la colaboración con el Festival Internacional de Santa Lucía, integrándose a la programación de la presente edición.

Ricardo Marcos, presidente de Conarte, señaló que “es una forma muy bella de conmemorar el 150 aniversario luctuoso de Rossini, un gran artista que ha estado presente durante el año en nuestra programación”.

Manifestó que “este es un proyecto en el que estamos convencidos que los cantantes de Nuevo León tienen un lugar importante en la narrativa operística del país y, en contraparte, que Nuevo León es un estado para el talento nacional”.

“En Ópera de Nuevo León somos muy rigurosos desde el punto de vista musical, utilizando las partituras originales de los compositores, y esta no ha sido la excepción, por lo que tendremos una orquestación bellísima y nítida con sus rasgos camerísticos”, declaró.

A su vez, Lorenia Canavati Von Borstel, presidenta del Patronato Festival Internacional Santa Lucía, consideró gratificante colaborar con Conarte en diferentes proyectos, en este caso de ópera, que es una de las actividades importantes dentro de la programación de la fiesta de las artes.

"El barbero de Sevilla" contará con la participación de José Areán como director concertador, Rafael Blásquez en la producción e interpretando a Don Basilio, Ivet Pérez Mazón en la dirección de escena y el apoyo de Rogelio Riojas-Nolasco como coach vocal y Lucia Torres como pianista repasadora.

El clásico de la ópera, que se encuentra entre los 10 títulos más representados en todo el mundo, será montada acorde a la premisa de Ópera de Nuevo León de dar proyección a cantantes de Nuevo León y México.

“Estoy muy contento de estar en ésta que es una de las óperas favoritas del público porque es un chispazo de luz continuo que derrocha alegría, júbilo y con toque cómico”, dijo el director concertador José Areán.

“Es casi imposible imaginar que una pluma como la de Rossini pudiera dotar a estos personajes de una vida escénica y vocal impecable y que lo haya hecho en solo unas pocas semanas, para dar vida a uno de los títulos más significativos del repertorio operístico internacional”, resaltó.

El elenco lo conforman Oscar Martínez (Fígaro); Linda Gutiérrez (Rosina); Edgar Villalva (Conde de Almaviva); Rafael Blásquez (Don Basilio); Josué Cerón (Don Bartolo); Myrthala Bray Rodríguez (Berta); y Pavel Alarcón (Fiorello).

La producción integra a la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (OSUANL) y el Coro Ópera de Nuevo León, que dirige Juan David Flores.

En esta ocasión Ópera de Nuevo León presentará una versión apegada a la partitura original de Gioachino Rossini, con una orquestación clásica y con el corte de bel canto.

El Barbero de Sevilla es una ópera en dos actos en la que se narran los enredos del Conde de Almaviva por consolidar su amor con Rosina, joven huérfana que tiene como tutor al doctor Bartolo, quien, para quedarse con la dote de la muchacha, pretende casarse con ella.

Para evitarlo, los enamorados se valen de la ayuda del ingenioso "Fígaro", barbero de la ciudad quien, con una serie de enredos, busca engañar al tutor para unir en feliz matrimonio a los enamorados.