Mexicanos que ahorran, 66 por ciento lo hacen en métodos informales

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), 44 por ciento de la población adulta en México ahorra utilizando herramientas formales y 66 por ciento de manera...

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), 44 por ciento de la población adulta en México ahorra utilizando herramientas formales y 66 por ciento de manera informal, por lo que es necesario fortalecer la cultura del ahorro en México.

En el marco del Día Internacional del Ahorro, la firma GNP Seguros así lo dio a conocer a través de un comunicado, en el cual también señala que del total de la cartera Vida Individual, 50.6 por ciento está conformada por pólizas cuyo principal objetivo es el ahorro para fines específicos como son educación de los hijos, retiro y metas a mediano plazo.

También informó que lo anterior muestra que poco más de la mitad de sus asegurados utiliza el seguro como un instrumento de ahorro, además de prever cualquier situación con la protección ante un evento como fallecimiento o invalidez.

De igual manera reportó al cierre del primer semestre de 2018, el monto pagado por pólizas que cumplieron su periodo de ahorro sumó mil 014 millones de pesos.

En lo que respecta a demografía de cartera, GNP reportó que 48 por ciento de las pólizas de ahorro vigentes fueron contratados por mujeres y 52 por ciento por hombres siendo la edad promedio de contratación en ambos casos de 38 años.

En cuanto a la Suma Asegurada Promedio, la de los hombres es de 1.4 millones de pesos en tanto que la de las mujeres es de 747 mil pesos.

Con el fin de promover un hábito de ahorro más fortalecido, el grupo empresarial recomienda establecer metas específicas de ahorro que incluyan el monto y periodo en que se desea lograr, informarse sobre los diferentes instrumentos de ahorro para poder elegir aquel que más se adapte a las necesidades de cada persona.

Destinar un porcentaje de los ingresos al ahorro que no afecte la liquidez inmediata y respetarlo, realizar de manera periódica una evaluación del proceso de ahorro, respaldarse ante eventualidades.

También propone fomentar una mayor cultura del ahorro, tanto individual como familiar, que permita alcanzar una mayor estabilidad económica a mediano y largo plazo, y el logro de los objetivos en diferentes etapas de vida.