Una empresa agrícola de Ventura en California despidió a 15 campesinos de origen mexicano por abandonar su trabajo ante el riesgo de que un incendio, que consumió más de 12,000 hectáreas, los alcanzara.

El sindicato Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW) informó que la agroindustria Crisalida Farms despidió a los campesinos porque dejaron sus puestos de trabajo el fin de semana cuando el incendio Springs avanzaba sin control contra miles de casas en Camarillo y Malibú.

Según la empresa, "dejaron sus puestos cuando todavía tenían tareas por cumplir" La empresa informó a una televisora que el despido se debió a que los trabajadores "dejaron sus puestos cuando todavía tenían tareas por cumplir".

El incendio Springs se reportó el jueves como un fuego que cubría menos de una hectárea, unas dos horas y media después ya consumía 800 hectáreas y el fin de semana avanzó con escaso control hasta que un cambio de clima permitió a cientos de bomberos sofocarlo.

La empresa Crisalida informó a la televisora que los campesinos dejaron sus puestos aún cuando un capataz les advirtió que no tendrían el trabajo si regresaban.

Lauro Barajas, un representante del sindicato, negoció con la empresa con la seguridad de que "ningún trabajador debe estar en esas condiciones, ni arriesgar su vida para cumplir un horario de trabajo".

Finalmene la empresa accedió a recontratar a los trabajadores despedidos, pero de los 15 que quedaron sin empleo sólo uno volvió este martes a los campos.