Activistas y defensores de los derechos humanos acudieron al Congreso del Estado a entregar un documento a los legisladores en el que piden se apruebe en la entidad el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La iniciativa fue presentada por primera vez en el año 2012 y una segunda, en 2016, de la mano de los legisladores el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Encabezados por Nancy Walker Olvera, del colectivo Kookay, los promotores asistieron a la sesión plenaria y manifestaron que el Congreso local se encuentra en desacato ante la negativa de aprobar la unión civil entre personas del mismo sexo, aún cuando hay un dictamen de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Incluso, fue una de las recomendaciones de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), dentro de la Alerta por Violencia de Género (AVG) en Yucatán que no se ha cumplido, señalaron.

“Estamos dándole seguimiento puntual a la agenda de matrimonio igualitario que como todos sabrán es una ley pendiente”, precisó Walker Olvera.

Recordó que el pasado agosto se instaló la Comisión de Seguimiento de la Alerta de Violencia de Género contra las mujeres en el estado de Yucatán, como medida para cerrar todos los espacios que pudieran generar daño a las féminas e impunidad en ese tema.

“Venimos una vez más (al Congreso) de parte de un colectivo que incluye organizaciones académicas, grupos interesados, abogados que han estado al pendiente durante muchos años y podemos ver cristalizada ya esta propuesta, lo único que necesitan es salir del desacato para poderla posicionar”, aseveró.

“No quisiéramos quitar del dedo del renglón y venimos a comentar que independientemente que sea un tema de interés o no, es un tema de derechos humanos y va más allá de las ideas que se puedan manejar a favor y en contra. Es un derecho de todas y todos”, precisó.

La iniciativa fue turnada días antes de que finalizara la pasada legislatura a la Comisión de Puntos Constitucionales para que se reforme el Código de Familia y sea una realidad el matrimonio igualitario, de tal forma que según los activistas, sólo falta aprobarla.

“Haremos las negociaciones que se necesiten hacer para que finalmente en Yucatán se pueda contar con una ley a la altura de una igualdad y de no discriminación para todos en nuestro estado”, manifestó.