Michel Forst, relator especial de la ONU para la situación de los defensores de los derechos humanos, informó este martes que cada día, en promedio, uno de estos activistas fue asesinado en el mundo en el periodo 2015-2017.

En un informe presentado este martes en la tercera comisión de la Asamblea General, Forst destacó que de acuerdo con datos verificados por la ONU fueron asesinados en el periodo 2015-2017, por lo menos, mil 019 defensores de derechos humanos, entre ellos 127 mujeres, en 61 países.

No obstante, Forst precisó que tales cifras minimizan la magnitud de la violencia que afrontan en todo el mundo estos activistas a 20 años de la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos.

“Es inquietante comprobar que durante ese periodo moría asesinada una persona al día, mientras defendía los derechos de otras personas”, lamentó el relator.

Forst resaltó que además de los asesinatos muchos otros defensores de derechos han sufrido “todo tipo de vejaciones y maltrato”.

El reporte indicó que incluso aquellos que huyen de las violaciones de los derechos humanos a menudo se enfrentan a la indiferencia, el aislamiento y la inacción de sus comunidades y gobiernos.

Forst precisó que pese a que la comunidad de defensores de los derechos humanos haya ampliado el alcance de su labor y haya reforzado sus prácticas, las violaciones, los abusos y humillaciones sufridas por los defensores apuntan a los desafíos que obstaculizan la plena realización de derechos.

Asimismo, la violencia dirigida contra defensores apunta a la dispareja aplicación de la Declaración Universal de Derechos Humanos y la propia Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, de acuerdo con el documento.

“La comunidad internacional, en particular todos los Estados miembros de Naciones Unidas, ha de asumir la responsabilidad por el fracaso colectivo de respetar plenamente la dignidad inherente a todos los pueblos del mundo y sus derechos iguales e inalienables”, añadió Forst.