El presidente estadunidense Donald Trump dijo hoy que la caravana de migrantes que viaja desde Honduras a Estados Unidos es "un asalto” a su país, en uno de los mayores mítines previos a los comicios del 6 de noviembre, en apoyo a la reelección del senador republicano Ted Cruz.

“En esa caravana viene gente muy mala, muy mala y no debemos dejar que entren”, dijo Trump ante más 18 mil simpatizantes, muchos de los cuales comenzaron a hacer fila desde 24 horas antes para asistir al evento en la arena deportiva Toyota Center, en el centro de Houston.

En su discurso, que se prolongó por hora y media, Trump reiteró su insinuación de que la caravana de migrantes fue promovida por miembros del Partido Demócrata, al apuntar: “creo que los demócratas tienen algo que ver con eso”.

“El Partido Demócrata está alentando en estos momentos a millones de ilegales a llegar a Estados Unidos. La inmigración ilegal va a corromper a nuestro país. Esos países (de Centroamérica) no nos envían a lo mejor, lo que hacen es una buena forma de desechar lo que no desean”, arguyó Trump.

Los señalamientos de Trump alentaron gritos de sus seguidores de "¡Construye el Muro!” y “USA, USA”.

Trump dijo que habló con el procurador general, Jeff Sessions, y con el gobernador de Texas, Greg Abbott, sobre la necesidad de erigir una contención rápida en la frontera para detener la caravana, mientras se construye el muro fronterizo.

“Necesitamos construir el muro rápido. Tenemos que proteger nuestras fronteras… si no tenemos fronteras, no tenemos país”, planteó.

Durante el vuelo a Texas a bordo del avión Air Force One, Trump declaró al diario USA Today que enviará a la frontera con México tantas tropas “como sea necesario” para detener a la caravana migrante centroamericana y afirmó que en la caravana viajan miembros de la pandilla M-13 y “personas del Medio Oriente”.

Trump dijo que “los demócratas quieren hacer de este país el país del crimen” y aseguró que la elección del próximo seis de noviembre será sobre la caravana de migrantes, las elección de jueces a la Suprema Corte de Justicia como Brett Kavanaugh y la segunda enmienda, entre otros asuntos.

Trump prometió hace tres meses que viajaría a Texas para encabezar un mitin de apoyo a Cruz, en su campaña por la reelección.

Cruz, quien fue un fuerte adversario de Trump en la campaña presidencial de 2016, enfrenta un reñida batalla electoral ante el congresista federal demócrata Beto O'Rourke.

La elección entre Cruz y O'Rourke se prevé entre las mas reñidas en la historia reciente de Texas, donde los republicanos han ejercido un dominio absoluto en los últimos 25 años.

En el mitin esta noche, Trump elogió a Cruz al calificarlo como "un hombre que se ha convertido en un muy buen amigo mío" y reconoció que en el pasado tuvieron “pequeñas diferencias” que han sido superadas.

"Nadie me ha ayudado más con su reducción de impuestos, con su regulación", dijo Trump sobre Cruz. "Él defendió sus empleos, defendió sus fronteras, y estamos defendiendo esa frontera, por cierto".

“Ted encabeza el esfuerzo en Washington por más recortes de impuestos”, agregó al anunciar que planea  un nuevo recorte del 10 por ciento en los impuestos de las familias de clase media.

Cruz habló a la muchedumbre antes que Trump y reiteró que su conflicto con el presidente había quedado atrás y que los dos estaban trabajando juntos.

“Pronostico que en 2020 Donald Trump será sobradamente reelecto presidente de Estados Unidos y estoy orgulloso de que esté aquí apoyando mi campaña y yo lo haré con la suya en 2020”, expresó Cruz ante un fuerte aplauso de miles de simpatizantes que atiborraron el Toyota Center.

Durante su largo discurso, Trump rechazó el globalismo y se declaró "nacionalista", al sostener que daría prioridad siempre a los intereses de los estadounidenses sobre el resto del mundo.

"¿Sabes lo que es un globalista, ¿verdad? Un globalista es una persona que quiere que el mundo tenga éxito, francamente, sin preocuparse tanto por nuestro país", dijo Trump. "¿Sabes qué?, soy un nacionalista. Usa esa palabra, usa esa palabra", exhortó a sus seguidores.

En el evento estuvieron presentes varios de los más altos funcionarios de Texas, incluyendo el gobernador Greg Abbott, el vicegobernador Dan Patrick, el senador John Cornyn y el procurador general Ken Paxton, además de Eric Trump y su esposa Lara.