El representante de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Roberto Zapata, consideró que el país ganó con el nuevo Acuerdo México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pues prevalecen las condiciones para que la inversión siga floreciendo.

En el marco de un seminario de la OMC para periodistas latinoamericanos, destacó además que con este acuerdo que sustituye al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México preservó el acceso preferencial al mercado estadunidense.

Rechazó que México haya perdido en esta negociación, ya que resultó en un acuerdo muy cercano al TLCAN y al último que negoció con Estados Unidos y otros países, el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP), aunque al final lo abandonó.

“El producto final del T-MEC es muy cercano a lo que México ya había negociado con Estados Unidos en las dos más importantes negociaciones en donde se había asentado con ese país”, subrayó el embajador.

Además, con este acuerdo comercial México tiene acceso al mayor mercado del mundo, con un poder adquisitivo muy alto, “acceso que muchos otros países en el mundo quisieran tener, los que no cuentan con tratado con Estados Unidos”, y “francamente, sí lo veo como algo muy positivo haber podido preservar ese acceso preferencial al mercado de Estados Unidos”, añadió.

Sostuvo que con el T-MEC persisten las condiciones para que las empresas que ya están en el país y las que puedan llegar en los próximos años, en virtud de esta nueva negociación, sigan floreciendo, así como por las condiciones de competitividad que el país desarrolle, independientemente de los resultados del tratado.

En entrevista, Roberto Zapata se refirió a los aranceles impuestos, primero por Estados Unidos a importaciones de acero y aluminio procedentes de México, y luego a una medida similar aplicada por Canadá a dos productos de acero mexicanos.

“Lo ideal para México sería que no se tomaran estas medidas unilaterales por parte de ningún país, particularmente en temas de medidas como el de seguridad nacional, porque ahí México tiene sus serias dudas y ha cuestionado que las medidas se sustenten efectivamente bajo el criterio de seguridad nacional, y para México no se sustentan”, afirmó.

En el caso de Estados Unidos, agregó, está abierto un proceso ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) mediante el cual México impugnó el argumento estadunidense de medida de seguridad nacional para imponer aranceles a productos mexicanos, mientras que sobre Canadá se reservó comentar si se está preparando un expediente ante este organismo internacional.

“México no está de acuerdo con la imposición de este tipo de medidas de carácter unilateral basadas en criterios de seguridad nacional, porque no se sostienen”, insistió el representante del país ante la OMC.

Por su parte, el exembajador de México ante ese organismo mundial, Fernando de Mateo, coincidió en que el T-MEC es una ganancia para México, pues le permite que se desarrolle en los nuevos sectores, y también se desarrollen las exportaciones hacia norteamérica.