A los 25 años de edad, los jóvenes chinos deben estar a punto de contraer matrimonio, o ya lo han hecho, y mientras más se alejan de esta edad, más presión existe sobre ellos para casarse y empezar una familia, llevando incluso a los padres a ofrecer a sus hijos e hijas en parques o plazas.

En estos sitios, ya sean los padres, intermediarios o incluso los mismos interesados, acuden para encontrar pareja, comenta la estudiante de español, Liu Baihe, quien dice que sus tíos se conocieron a través de este mecanismo y ahora llevan más de cinco años casados.

La estudiante de 23 años explica que para la cultura china, el matrimonio significa seguridad y estabilidad, por lo cual es muy importante para los padres que sus hijos alcancen esta meta lo mas pronto posible, por lo que llegar a los 30 años y no estar casado es mal visto entre las personas mas tradicionales.

Cada parque tiene agendado un día en particular donde se lleva a cabo esta dinámica, y se colocan los “curriculums” de los jóvenes, donde incluye su sexo, edad o fecha de nacimiento, estatura, peso, salario, lugar de residencia, así como nivel de estudios.

En estas hojas de papel se describen también las características que se buscan en una pareja, en el caso de Song Yu, busca una mujer bondadosa, de entre 23 a 29 años que mida de 1. 65 a 1. 70 metros de estatura y resida en Beijing.

Pero en los dos años que lleva participando en esta dinámica, no ha encontrado a la persona indicada.

Song Yu, quien viste de manera deportiva y porta una actitud relajada, comenta que perteneció a la Marina y ahora se dedica a administrar una escuela, y su labor es tan absorbente que no ha sido una prioridad tener pareja, pero ahora a sus 39 años ya se ha vuelto una urgencia.

Entre risas, apunta que no es el quien lleva el mayor tiempo en busca de pareja, pues en el mismo parque de "Yuyuantan" hay un joven que lleva 10 años, sin embargo, Yu cada vez siente más presión por parte de su familia para encontrar una esposa y formar un hogar.

A diferencia de otras formas para conocer pareja, el opina que este tipo de dinámicas le permite conocer a los padres de la joven interesada, lo cual es muy importante en la cultura china, ya que en esta se cree que “uno se casa con la familia y no solo con la persona”.

Al final de su curriculum se encuentra su numero de teléfono, el cual copian los padres que lo consideren buen candidato y se lo pasan a sus hijas, quienes al agregarlo y contactarlo buscaran agendar una cita donde se puedan conocer y eventualmente empezar una relación.

No es común que los solteros sean quienes estén presentes en estos sitios, ya que suele ser muy vergonzoso para ellos el aceptar que no han alcanzado la meta del matrimonio, por lo cual en mayor parte son los padres los que buscan los y las candidatos paras sus hijos e hijas.

Durante los dos años que lleva Song Yu en "su búsqueda" ya lleva varios intentos, que al final del día ninguna de estas citas ha terminado en una relación, y a pesar del paso del tiempo, sigue sin perder la esperanza de que llegue su “chica ideal”.

Liu Baihe, quien en menos de media hora ha recibido más de 20 propuestas por parte de los padres, comenta que más de la mitad de los presentes ofrecen a sus hijos varones con una edad promedio 35 años y con una educación mínima de licenciatura.

Sintiéndose algo hostigada por las propuestas de los familiares de estos jóvenes, prefiere conocer a su pareja en un ambiente mas cercano como es la escuela o alguna actividad extra curricular, aunque a sus 23 años el casarse no se encuentra en su planes.

A diferencia de los presentes, en su caso como en el de sus amigas, considera que pertenecen a una generación donde poco a poco se ha ido eliminando esta presión social y se acepta más que los jovenes se casen cuando estén listos.