El rey de Arabia Saudita, Salmán bin Abdulaziz, y el príncipe heredero Mohamed bin Salmán enviaron hoy sus condolencias al hijo del periodista Jamal Khashoggi, quien murió en el consulado de su país en Estambul, mientras Turquía puso bajo protección policial a la prometida del comunicador.

El monarca y su hijo llamaron por teléfono a Salah Jamal Khashoggi, hijo del periodista, para expresar sus condolencias, en momento en que aumenta la presión internacional sobre el reino para que se aclare lo ocurrido en el consulado saudita en Estambul, reportó la agencia saudita de noticias SPA.

Las llamadas telefónicas tuvieron lugar tres días después de que las autoridades sauditas admitieron que Khashoggi murió dentro del consulado a consecuencia de una “pelea a puñetazos” con agentes sauditas, descartando la hipótesis de que haya sido asesinado deliberadamente.

La explicación de Arabia Saudita ha sido recibida por la comunidad internacional con escepticismo y acusaciones de un presunto encubrimiento para absolver al príncipe heredero de la corona de cualquier responsabilidad.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado que revelará mañana martes los resultados de la investigación sobre el caso Khashoggi “en toda su desnudez”.

En el marco de la investigación sobre la muerte del comunicador, la fiscalía turca interrogó este lunes a cinco empleados turcos del consulado saudita, con lo que suman 25 los que han rendido su declaración en los últimos días.

Erdogan y su colega estadunidense, Donald Trump, mantuvieron anoche una conversación telefónica para hablar sobre la muerte del periodista saudita, cuyo caso “debe ser llevado a la luz en todos los aspectos”.

Como parte de las medidas para esclarecer la muerte de Khashoggi, las autoridades turcas han puesto bajo protección policial a Hatice Cengiz, la prometida del columnista del The Washington Post, según la agencia turca de noticias Anadolu.

Por su parte, el diario turco Hürriyet informó este lunes del hallazgo, abandonado en un estacionamiento de Estambul, de uno de los vehículos diplomáticos vistos entre el consulado y la residencia del cónsul saudita el día del asesinato del comunicador.

El carro, con placas diplomáticas, estaba aparcado en un aparcamiento del distrito de Sultangazi, en el noroeste de Estambul, cerca del bosque de Belgrado, uno de los escenarios de la investigación durante los últimos días.

Khashoggi, un crítico de la monarquía saudita y de la intervención del reino en Yemen, desapareció el pasado 2 de octubre tras ingresar al consulado de su país en Estambul para realizar unos trámites administrativos para su matrimonio, pero nunca salió con vida.