Los jóvenes de Ka Dao Yin, sin usar la voz y con solo cuatro instrumentos, lograron que los espectadores del Auditorio General de la Universidad de Guanajuato, convivieran con la naturaleza a través de su recital “Taiwán Graffitti”.

Desde la primera melodía, “Niebla y nubes”, el cuarteto conformado por Shih-Yang Lee (piano), Klaus Bru (saxofón), Li Li-Chin (sheng) y Chao-Ming Tung (guzheng) dio prueba de su ingenio al atribuir esos elementos a sus instrumentos que hicieron sonar mágicamente.

Para la canción “Cielo nublado”, tradicional de Taiwán, cada uno de los músicos tocó su versión, la cual describieron era como escuchar una llovizna que se iba convirtiendo en una tormenta gigante, efectos que lograron cada uno usando sus instrumentos de forma inusual.

También interpretaron una canción que describieron como imaginar que se tiene un tazón entre las manos, se resbala y se rompe en mil pedazos, luego comienzan a recogerla, pegarla pieza por pieza y al restaurarla por completo, el contenedor muestra su verdadera leyenda.

Los dos temas que siguieron, correspondientes a su primer álbum “Cuatro símbolos”, tienen el nombre de un proverbio chino, la primera fue con un sonido fuerte, menciona a la figura más grande que enseña a ver va más allá de lo que la gente puede entender; y la otra sobre la belleza de la naturaleza, de la que se captó la virtualidad con sonidos exagerados.

En su presentación en el Festival Internacional Cervantino, el ensamble conocido por rescatar los instrumentos tradicionales chinos y mezclarlo con música más moderna de forma improvisada, tocó un tema que hizo referencia a las bendiciones que los mayores dan a los hombres jóvenes.

“Les deseamos que se conviertan en hojas y árboles que nunca se marchiten”, explicó la presentadora sobre el significado de la bendición, en palabras de los integrantes de Ka Dao Yin, ya que antes de cada tema daba las explicaciones que previamente los músicos le habían acotado.

Después siguieron con un atrevido juego de palabras que se refiere a una región montañosa del país en donde se conformaron; del que también surgió su siguiente tema y aunque el original lleva percusiones, lograron imitar el sonido de forma creativa con los instrumentos a su alcance.

“Esta canción se llama ‘Ciudad natal’ y fue compuesta por un cantante del sur de Taiwán en donde expresa su amor por un pueblo y el arreglo de Ka Dao Yin crea una alegría muy colorida pero también le sube un poco a la nostalgia”, indicó la presentadora.

Pese a que el concierto había concluido, el ensamble decidió tocar un par de temas más, entre ellos sorprendió al público con una canción que saben es especial para México y pidieron a los espectadores cantar “Cielito lindo”.

“Muchas gracias al festival, a todos los que están aquí, México es un hermoso país y que gusto tocar aquí”, indicó Klaus Bru al finalizar la reflexiva velada en la que lograron que su público entrara en trance musical al igual que ellos hicieron sobre el escenario.