Necesario informar sobre uso de antibióticos para evitar resistencia

La población y los médicos podrían perder ese armamento terapéutico que son los antibióticos, indicó Jimena Ramírez de Aguilar Frías, médico en el Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto...

La población y los médicos podrían perder ese armamento terapéutico que son los antibióticos, indicó Jimena Ramírez de Aguilar Frías, médico en el Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

"Si perdemos la guerra contra las bacterias, otra vez la humanidad se verá sumida en un momento difícil. Se espera que para el 2050, si no se hacen políticas de concientización", dijo.

En entrevista telefónica con Notimex, la médico internista enfatizó que esta es una alerta que desde el año 2015 hace la Organización Mundial de la Salud (OMS), a fin de evitar llegar a una crisis de insumos, porque el abuso de los antibióticos hace cada vez más que las personas se vuelvan resistentes a los mismos.

“Los antibióticos son uno de los hitos en la historia de la medicina, porque antes las enfermedades infectocontagiosas eran la principal causa de mortalidad, y desde que aparecieron los antibióticos mejoró mucho la expectativa de vida”, agregó.

Actualmente, a decir de la especialista, en el mundo se registran siete millones de muertes al año por resistencia a los antibióticos. Se estima que para el 2050 se contabilicen 10 millones de muertes por año asociadas a enfermedades infectocontagiosas.

Incluso, en Estados Unidos se está tratando de promover dentro de la zootecnia que tampoco se usen antibióticos, porque en caso que un paciente no haya tomado antibióticos recientemente, una de cada cinco personas se vuelven resistentes a los mismos, y eso por los alimentos que se consumen y que se produjeron con la ayuda de antibióticos.

Abundó que la OMS busca hacer un trabajo intersecretarial en el que participen los secretarios o ministros de Salud, Agricultura, Educación, y Medio Ambiente para el uso racional de los antibióticos, tanto de salud humana, animal y en los cultivos, para disminuir las resistencias bacterianas y la transmisión de bacterias resistentes.

La profesional que también trabaja en el Centro Médico ABC abunda sobre este tema en el libro “La Esperanza de Pandora. Un viaje a través de la ciencia e historia de los antibióticos”, que hizo en coautoría con el médico Raúl Álvarez San Martín, y que les llevó seis años de trabajo de investigación.

Jimena Ramírez comentó que el objetivo de la publicación, editado por Universo de Letras, del Grupo Planeta, es informar a la población, por lo que se obra es de divulgación científica en la historia de la medicina donde explica cómo ha sido el concepto, desde un inicio, de la enfermedad infectocontagiosa, que antes se creía que eran por miasmas, hasta hablar del descubrimiento de los agentes causales.

La especialista, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dijo que la obra, de 710 páginas divididas en nueve capítulos, lleva al lector de la mano sobre cómo fueron los avances científicos para identificar a las bacterias y la generación de los antibióticos.

Un capítulo relata sobre las resistencias y crisis de insumos, que es uno de los panoramas aterradores que ahora tenemos como humanidad de quedarnos sin antibióticos para tratar las enfermedades infectocontagiosas asociadas a bacterias, ello por el alto índice de resistencias y por la generación de super bacterias que son resistentes a todos los antibióticos conocidos.

En una sección más habla de los genios y su réquiem. Aborda la vida de grandes genios y cómo murieron por enfermedades infectocontagiosas como Mozart o Chaikovski, donde se explica que si ellos hubieran vivido en nuestros días, no hubieran fallecido porque son infecciones que ahora tienen un tratamiento.

Aunque no es una propia farmacopea -mencionó- intenta que la población entienda el mecanismo de acción de los antibióticos y también cuáles son los principios de la terapéutica.

Un capitulo más está dedicado a los antibióticos en México, sus primeros usos, cómo fueron desarrollados por las escuelas de medicina.

De igual manera aborda un apartado respecto a cómo ha sido utilizado el bioterrorismo en diferentes etapas de la medicina y de los problemas que esto genera.

“Es un trabajo completo porque realizaron una revisión exhaustiva de documentos históricos, científicos para poder presentar esta exposición de manera clara y didáctica, no solo para los estudiantes o profesionales de la salud, sino también para el público en general. Los lectores pueden conocer líneas de tiempo, 53 figuras, 17 tablas para que de manera amena despierte en ellos el interés por conocer sobre los antibióticos”, insistió la médico internista.

Expresó que los antibióticos y las vacunas han permitido que los humanos vivamos más y mejor, por ello, el estudio de los antibióticos y su importancia en el sector salud es un tema que debe seguir atendiéndose antes que sea un problema de seguridad nacional a nivel global.

En ese sentido, también recomendó evitar el mal uso de los antibióticos y no automedicarse. Además, cuando las personas tienen un resfriado común, lo más recomendable es que no exijan un antibióticos ni antivirales, porque en la mayoría de los casos no son enfermedades asociadas a virus, y pueden curarse con medidas analgésicos, cuidados generales y reposo. Lo mismo ocurre en el caso de las diarreas, no todas se curan con antibióticos.

También recomendó a la población en general acudir a las orientaciones gratuitas que hay en diversas clínicas y hospitales públicos en México.

En casa, se sugiere no utilizar muchos productos que sean antibacteriales, como jabones, “porque pueden hacer que nuestras bacterias empiecen a generar resistencias”.

“La esperanza de la humanidad sigue siendo la ciencia, pero el mal uso de los antibióticos le cobra ya la factura a la humanidad, por ello el título de este libro que se puede descargar de manera electrónica (www.universodeletras.com) y próximamente de manera física estará a la venta en Estados Unidos, España y México”, destacó.

Sobre el título y portada de la obra, Ramírez de Aguilar Frías mencionó que se inspiró en la mitología griega sobre la Caja de Pandora, un recipiente donde se guardaban todos los males del mundo, la cual fue abierta por la curiosidad de Pandora, pese a la advertencia de Zeus, y hoy el contenido sigue atacando a la humanidad, quedando solo la esperanza en el interior de la caja.