Un fiscal inició hoy el proceso para revocar la absolución que benefició al expresidente de Argentina, Carlos Menem (1989-1999), a pesar de que había sido condenado a siete años de prisión por tráfico de armas a Croacia y Ecuador.

El fiscal general ante la Cámara Federal de Casación Penal, Raúl Pleé, llevó este lunes hasta la Corte Suprema, máximo órgano de justicia del país, un caso que provocó un escándalo porque permitió la impunidad del exmandatario.

En su solicitud, Pleé advirtió que la sentencia que favoreció a Menem causó “un agravio concreto” al Ministerio Público Fiscal que tiene la función de promover la actuación de la justicia en defensa de la legalidad y los intereses generales de la sociedad.

También calificó como “arbitrario” el fallo que se basó en la premisa que la justicia había lesionado la garantía de un plazo razonable en la causa judicial “y en consecuencia declaró extinguida la acción penal y absolvió a los imputados”.

A principios de octubre, la Cámara Federal de Casación Penal provocó un escándalo al absolver a Menem, de 88 años, en el caso que investigó el tráfico de armas hacia Ecuador y Croacia entre 1991 y 1995 y que valió una condena de siete años de prisión que jamás cumplió.

Este órgano decidió que, como la causa demoró 23 años de investigación judicial, se incumplió con el principio legal de “plazo razonable” al haber transcurrido tanto tiempo sin llegar a una condena “firme e inapelable”.

Menem fue acusado de contrabando agravado por haber firmado entre 1991 y 1995 decretos para vender armamento a Croacia y Ecuador, a pesar de que existía una prohibición expresa de Naciones Unidas para abastecer militarmente a esos países.

De acuerdo con las pruebas, el expresidente autorizó la venta clandestina de seis mil 500 toneladas de armas de guerra en lo que se constituyó como uno de los escándalos más graves de su gobierno, el cual estuvo caracterizado por innumerables casos de corrupción.

La investigación inició en 1995, y años después, cuando se descubrió que Menem tenía una cuenta secreta por 600 mil dólares en Suiza, se especuló que podía ser parte de los sobornos que obtuvo por el tráfico ilegal de armamento.

El actual senador quedó detenido por esta causa en mayo de 2001, pero gozó de prisión domiciliaria en una lujosa hacienda de Buenos Aires durante seis meses, hasta que fue exonerado por jueces que fueron investigados para determinar si habían recibido sobornos para favorecer al expresidente.

En abril de 2008, la justicia consideró que sí existían elementos suficientes para procesar a quien fuera el hombre más poderoso de este país durante una década y que hoy sigue enfrentando múltiples causas judiciales.

En 2013, Menem fue encontrado culpable y condenado a siete años de prisión, pero como era senador y tenía fuero, no fue detenido y además impugnó el fallo en su contra, lo que siguió alargando los tiempos del proceso.

Menem fue el primer presidente democrático de la historia argentina en ser condenado, pero nunca fue a prisión y hasta ahora quedó cobijado por la impunidad.