Los incentivos a los pequeños productores han permitido alcanzar una mayor generación de alimentos en el país, con lo que se logró un crecimiento anual de 3.0 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) agropecuario y pesquero.

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa), el avance en el PIB primario durante la presente administración es superior al 1.1 por ciento anual registrado en la gestión previa.

Lo anterior se debe a los incentivos destinados al sector primario, con más del 51.1 por ciento del presupuesto total de la dependencia para este año, de acuerdo con un comunicado de la dependencia. 

Así, el año pasado aumentó 3.4 por ciento el PIB de las actividades primarias, lo que significa un crecimiento mayor al 2.0 por ciento de la economía nacional.

En ese tenor, indicó que en el periodo 2013-2017 se registró un PIB acumulado de las actividades primarias de 13.1 por ciento superior en términos reales al del periodo 2007-2011, correspondiente al sexenio anterior.

En los últimos años, destacó, se han consolidado los buenos resultados alcanzados, pues el PIB primario cerró en 3.4 por ciento en 2017 y, de ello, destaca la agricultura con 3.9 por ciento y durante el primer trimestre de 2018 se incrementó 5.2 por ciento.

La Sagarpa apuntó que las familias mexicanas disponen de mayores volúmenes de alimentos para abastecer su alimentación, pues en la producción agropecuaria y pesquera se ascendió a 286 millones de toneladas.

Esto significó un crecimiento de 12 por ciento en comparación con el 2012, mientras que la población creció en 5.7 por ciento.