Lina Ravines dibuja “Mujeres de colores” en espectáculo de flamenco

La bailaora Lina Ravines presentó la puesta “Mujeres de colores”, un estético, espléndido y sublime espectáculo dancístico en el que armonizó la música, la iluminación y las coreografías en un...

La bailaora Lina Ravines presentó la puesta “Mujeres de colores”, un estético, espléndido y sublime espectáculo dancístico en el que armonizó la música, la iluminación y las coreografías en un tributo a la mujer y sus deseo de libertad y de igualdad.

En la 10 Edición del Ciclo Quejío Flamenco 2018, en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), Lina Ravines Compañía Flamenca deleitó al público que se dio cita en el Teatro Raúl Flores Canelo con su pasión y perfección en el baile para dibujar en el tablado cuadros de mujeres en lucha, amor y búsqueda.

La obra de la autoría y dirección de Lina es un espectáculo de danza española basado en la lectura corta del escritor Enrique Jardiel Poncela y en el libro de Rebeca Arce Pinedo, Dios, patria y hogar: la construcción social de la mujer española por el catolicismo y las derechas en el primer tercio del siglo XX.

“En un mundo donde la España franquista se hace paso en la historia nacen las mujeres de colores, cuatro colores que el control y la censura no pueden extinguir, que dan vida a un paisaje sin color, una España que se empeña en convertir a las mujeres en ejemplos vivos de la ideología de un dictador, apegadas a las tradiciones y representaciones culturales de su país", externó Lina Ravines.

En un comunicado difundido por la Secretaría de Cultura, indicó que todas esas mujeres se distinguen por un sólo color: el azul, el color de la patria, el color de la obediencia y de la España franquista.

“Pero latentes y llenas de vida, criticadas y juzgadas, están las mujeres de colores, mujeres verdes, rojas, lilas y grises, todas ellas con color propio y que no se dejan opacar por esta España que las oprime”, indicó.

Señaló que “Mujeres de colores” representa un tributo a su mamá, a su hermana Alondra y “a todas las mujeres que me rodean porque gracias a ellas yo me pinto de distintos colores constantemente”.

Cada uno de los cuadros bailables representó sobre el tablado a cada una de las mujeres. “De a dos. Mujeres violetas”; “La sombra. Lo negro”; “La franquista. La mujer azul”; “Despertar. ¿Mujeres grises?”; “Divorciadas, viudas, solteras fatales, de la vida alegre. Mujeres de tono verde”; “Alondra. La mujer rojo”, y “Mujeres de colores”.