Seguro Social en Jalisco ostenta clínica del dolor y cuidados paliativos

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco cuenta con una Clínica del Dolor y Cuidados Paliativos en el Hospital de Especialidades del complejo Centro Médico Nacional de Occidente...

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco cuenta con una Clínica del Dolor y Cuidados Paliativos en el Hospital de Especialidades del complejo Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO).

La jefa de la unidad, Mónica Patricia Güitrón Ocaranza, agregó que el propósito es mejorar la calidad de vida de personas que sufren dolor crónico, como en el caso de la fibromialgia o que se encuentran en la fase terminal de enfermedades como el cáncer.

Añadió que la atención no se limita a la aplicación de medicamentos, ya que existen protocolos específicos de atención de acuerdo al tipo de patología, de manera que los pacientes afronten su situación en las mejores condiciones físicas, psicosociales y espirituales posibles.

“Engloba la atención de una problemática al final de la vida, donde no sólo se atiende la paciente, sino también a la familia, tratamos incluso de ver la parte económica para poder ofrecerles tratamientos asequibles de seguimiento en casa”.

Mencionó que su trabajo no consiste sólo en dar fármacos o analgésicos, “sino en ver la situación de las personas cuando llegan, qué tipo de dolor tienen y cómo podemos resolverlo”.

Resaltó que tratar las molestias derivadas de enfermedades crónico-degenerativas en etapas terminales es complejo porque implica no afectar la cultura ni las creencias de cada persona, por lo que el diálogo es necesario para abordar conceptos tan temidos como la muerte.

“Los pacientes llegan aquí derivados por su médico tratante, continúan con esa atención, pero nosotros nos enfocamos en mejorar la calidad de vida cuando hay dolor, nuestro servicio es integral porque en casos como estos vemos que se ven afectadas no sólo las actividades diarias sino las relaciones interpersonales, con la familia, con la pareja, afectan la vida sexual”, agregó.

Destacó que algunos de los síntomas más frecuentes en personas que sufren de dolor crónico son náuseas y vómito consecuente, “problemas para respirar, sangrados del tubo digestivo, tanto por vía oral como por vía anal”.

Puntualizó que si el paciente ya no puede moverse su cuerpo podría desarrollar úlceras que se infectan en caso de no ser tratadas de manera adecuada por un especialista.

“Nosotros orientamos a los familiares sobre cómo debe ser el cuidado de un paciente postrado, porque en lesiones ulcerosas grandes llegan a aparecer larvas, algo que sin duda complica el estado de salud, los cuidados paliativos son un derecho de los usuarios y en el IMSS contamos con el servicio para quienes así lo requieran”, apuntó.