Afganistán sigue con jornada electoral tras prorroga por violencia

Las votaciones parlamentarias continuaron este domingo tras la prorroga decretada por la Comisión Electoral Independiente de Afganistán tras las fallas técnicas y organizativas registradas, además de...

Las votaciones parlamentarias continuaron este domingo tras la prorroga decretada por la Comisión Electoral Independiente de Afganistán tras las fallas técnicas y organizativas registradas, además de ataques y explosiones que dejaron 28 muertos.

La jornada electoral de este sábado estuvo marcada por el caos y la violencia en al menos cuatro provincias, incluida Kabul, además de la demora en la apertura de los colegios electorales y la falta de personal en los puntos de votación obligaron a prorrogar un día las elecciones parlamentarias.

El presidente de la Comisión Electoral Independiente (CEI) de Afganistán, Abdul Badi Sayad, anunció además que algunos colegios electorales seguirían abiertos este domingo 21 de octubre para que los ciudadanos depositen su voto.

La víspera un total de 192 incidentes violentos se registraron durante las elecciones parlamentarias en Afganistán, en los cuales al menos 28 personas murieron, incluidos 11 miembros de las fuerzas de seguridad, y otras 83 resultaron heridas, entre ellas 19 efectivos, informaron autoridades afganas.

Los comicios se desarrollaron en medio de temores ante una ola de ataques contra los electores, presuntamente perpetrados por miembros del grupo fundamentalista Talibán, que obligó a las autoridades a extender la votación este domingo.

El mayor ataque tuvo lugar en un centro de votación en el norte de la capital, Kabul, donde un hombre se inmoló, causando la muerte de unas 15 personas y heridas a más de 25, aunque a través del país se registraron incidentes violentos menores que dejaron 13 fallecidos y decenas de lesionados.

El ministro del Interior, Wais Ahmad Barmak, dijo que la mayoría de los ataques ocurrieron en colegios electorales, pero aseguró que el proceso de votación se realizó con éxito porque se esperaban unos mil 800 incidentes y sólo se produjeron 192, gracias al trabajo de las fuerzas de seguridad.

Los ataques se produjeron después de que los talibanes advirtieron que boicotearían los comicios y pidieron a los votantes que se abstuvieran de participar para “proteger sus vidas”, ante lo cual el gobierno afgano desplegó a unos 70 mil efectivos de las fuerzas de seguridad para proteger los centros de votación.