El Gobierno de México sostuvo que la ayuda humanitaria ha sido una de las prioridades en la atención a casi cuatro mil 500 migrantes centroamericanos que se encontraban desde el 19 de octubre en el Puente Fronterizo "Dr. Rodolfo Robles" entre este país y Guatemala.

Las secretarías de Gobernación (Segob) y de Relaciones Exteriores (SRE) de México dieron a conocer las acciones para atender a los migrantes, con pleno apego al respeto a los derechos humanos y como resultado de los esfuerzos de diálogo e información con ellos y del despliegue interinstitucional realizado con autoridades de Honduras y Guatemala.

Mediante un comunicado, expusieron que se canalizó de manera ordenada y segura a 640 personas a las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM), dando prioridad a grupos familiares, en particular con niños, niñas, adolescentes, mujeres, mujeres embarazadas y adultos mayores.

Esos migrantes, precisaron, expresaron su interés de solicitar refugio y han sido trasladados a una instalación mexicana destinada para atenderlos por el INM en Tapachula, Chiapas.

En ese marco personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha acompañado las labores del INM y de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) para la atención oportuna a ese grupo.

En tanto, unas 500 personas que manifestaron voluntariamente su interés por regresar a sus lugares de origen en Honduras fueron apoyadas, mientras otro grupo de alrededor de mil migrantes está realizado en territorio guatemalteco trámites para su repatriación.

Las autoridades mexicanas indicaron que han procedido al rescate de casi 900 migrantes que han buscado ingresar por cruces no formales que ponen en riesgo su vida, como el Río Suchiate, y serán sujetos del procedimiento administrativo que instruye la legislación mexicana y, en su caso, repatriados a su lugar de origen.

A su vez personal de la Embajada de México en Guatemala y del Consulado en Tecún Umán han reiterado a los casi dos mil 200 migrantes que permanecen en el puente fronterizo la información y los requisitos para su ingreso a México, y han coadyuvado para proporcionarles hidratación y atención médica.

El gobierno mexicano agradeció la asistencia y el apoyo que organizaciones de la sociedad civil y otras como la Cruz Roja Mexicana han ofrecido a los migrantes.

La Segob y la SRE aclararon que continuarán coordinando esfuerzos con dichos actores, así como con las dependencias federales y los gobiernos estatales y municipales que asisten a la población migrante en territorio mexicano.

De la misma manera reiteraron "su más firme convicción de atender esta situación en la frontera sur con pleno respeto a los derechos humanos de los migrantes y con una perspectiva humanitaria".