Urgen a dar presupuesto y reactivar el Archivo General de Notarías

El diputado local Diego Garrido López destacó la necesidad de dotar de presupuesto suficiente al Archivo General de Notarias, a fin de organizar más de un millón y medio de libros con testamentos...

El diputado local Diego Garrido López destacó la necesidad de dotar de presupuesto suficiente al Archivo General de Notarias, a fin de organizar más de un millón y medio de libros con testamentos, escrituras y otros documentos.

Afirmó que si no se otorgan recursos necesarios a ese órgano se corre el riesgo de colapsar, por la estructura débil en el que se encuentra a consecuencia de los sismos del año pasado.

El presidente de la Comisión Registral, Notarial y Tenencia de la Tierra mencionó que se necesitan nuevos anaqueles y personal para organizar el gran volumen de libros, lo que ha ocasionado una parálisis en trámites por más de un año.

En este sentido, Garrido López delineó una estrategia para contrastar los rezagos técnicos y operativos del acervo, al insistir que se necesitan los insumos para reubicar, acomodar y reinstalar el archivo.

Señaló que es urgente coadyuvar con el Colegio de Notarios para el seguimiento diario de labores para que se reactive el servicio al público y garantizar la protección de expedientes patrimoniales.

El legislador de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso local pidió al jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, dotar de las herramientas necesarias al Archivo General de Notarías, a fin de reactivar la atención a favor de la seguridad patrimonial.

Agregó que si bien se reconoce el trabajo del personal del Archivo, son causas ajenas a su competencia lo que está ocasionando el colapso en la materia.

“También debemos reconocer al Colegio de Notarios que ha donado estantes y proporcionado alimentos a más de 200 jóvenes voluntarios que ha proveído el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) para esta labor de reacomodo”, expuso.

Añadió que de acuerdo al gobierno central existe un rezago de 30 mil trámites y por tanto la imposibilidad de recaudar cerca de 45 millones de pesos, por la necesidad de mayor personal y materiales para organizar el archivo.