Los ajustes a las tasas del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) en las gasolinas y el diésel que se aplicarán a partir del 20 de octubre no se traducirán en aumentos en los precios, aclaró la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Es falso que el ajuste al IEPS en combustible se vaya a traducir en aumentos en los precios”, subrayó en una nota aclaratoria.

La dependencia explicó que la reducción en el monto del estímulo responde a la disminución observada en el precio de las referencias internacionales durante la semana que concluye.

“Es precisamente gracias a estos ajustes en el estímulo que los precios al público continuarán moviéndose de manera ordenada, como ha sucedido desde que se aplica el mecanismo de estímulos al IEPS”, aseguró.

Por ello, destacó que los ajustes a los estímulos que aplicarán a partir del sábado 20 de octubre son consistentes con el mecanismo de suavización que opera durante todo 2018 y que se mantiene sin cambio.