El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) premió al Consejo de Evaluación del Desarrollo Social de la Ciudad de México (Evalua CDMX), en la categoría “Trayectorias destacadas en la generación, análisis y uso de evidencia”.

Por ello, el Gobierno de la Ciudad de México recibió el premio “Buenas Prácticas en el Uso de los Resultados de Monitoreo y Evaluación en el Ciclo de las Políticas Públicas 2018”, iniciativa del Coneval orientada a promover la utilización de los resultados de las evaluaciones y acciones de monitoreo en el quehacer de la administración pública federal.

En un comunicado, el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva Gálvez, afirmó que el monitoreo y la evaluación son fundamentales para generar y evaluar el impacto que tienen las políticas públicas en los sectores vulnerables, con el propósito de obtener una mayor eficiencia y mejores resultados.

“Esto es una referencia a los programas que se tienen de evaluación, los esquemas que se tienen de monitoreo, la relación que se tiene con las instancias a través de estos seminarios y de todo el sistema de acompañamiento de políticas públicas en materia de medición y evaluación”, reiteró.

Luego de recibir el galardón en las oficinas del Coneval, Amieva Gálvez reconoció al director general de Evalua CDMX, Arturo Cerón Vargas, así como a todo el personal de la dependencia, porque sus conocimientos técnicos, académicos y de voluntad, permitieron lograr el premio.

Dijo que fue fundamental atender y escuchar las recomendaciones por parte del Coneval para lograr el reconocimiento y que es tarea de los gobiernos atender las necesidades que se ven reflejadas en los estados de vulnerabilidad de las personas en las ciudades.

El secretario ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, apuntó que la cultura de la evaluación es primordial, ya que permite fortalecer las políticas públicas implementadas por las instituciones en nuestro país y “estamos premiando hoy al Gobierno de la Ciudad de México por sus esfuerzos de evaluación permanentes”.

Las categorías del reconocimiento fueron: Buenas prácticas de la administración pública federal, Buenas prácticas de entidades federativas y Buenas prácticas de otros actores.

Las propuestas enviadas al Coneval fueron evaluadas por la Comisión Ejecutiva del organismo y consideraron relevancia, importancia de la buena práctica para la toma de decisiones u operación, innovación, originalidad, institucionalización, implementación como proceso normado, formato y presentación de la propuesta.